unicred

Vuela el pez, la escuela alternativa de Río Negro que promueve la pedagogía biocéntrica

La iniciativa surgió en 2016, pero recién este año fueron autorizados dentro del nivel primario de la enseñanza oficial. Las y los niños aprenden en acompañamiento con sus docentes y acompañados por ellos construyen sus propios saberes.

11 de septiembre de 2023, CABA (Ansol). –El Espacio de Educación Alternativa «Vuela el Pez», ubicado en la ciudad de San Antonio Oeste, de Río Negro, desde este año se encuentra autorizado oficialmente para «funcionar a partir del ciclo lectivo 2023 como Escuela de Nivel Primario con Anexo Inicial».

Se trata del espacio educativo que gestiona la Asociación Civil «Vuela el Pez», en la calle Sarmiento 43, y que se presenta como «un espacio de aprendizajes en el que les niñes construyen su subjetividad desde la diferencia y el respeto por ella, desde la no violencia y el afecto; desde la individualidad surgida de lo colectivo, y desde la felicidad de saber que están haciendo lo que les gusta».

Desde este año, la institución funciona con una jornada simple en turno tarde. Laura Viz, una de las impulsoras de «Vuela el pez», contó a ANSOL que con su amiga Natalia Di Giacomo «después de pasar por la docencia en el sistema tradicional, decidimos buscarle la vuelta y en 2016 nos propusimos armar una asociación civil para darle un marco legal a un proyecto educativo».

De esa forma, en 2017, consiguieron la personería jurídica y empezaron con los trámites de habilitación municipal y alquilaron una casa. «Empezamos a juntar socios de la Asociación Civil para poder sostener este espacio educativo y ese año abrimos en el trienio de tres a seis años, al que asistieron ese año 15 niñeces», contó Laura.

Vuela el pez, la escuela alternativa de Río Negro que promueve la pedagogía biocéntrica

Es que Vuela el Pez está estructurado etariamente por trienios, «para favorecer el compañerismo y la solidaridad«. Actualmente, tienen niños de 3 a 6 años en nivel inicial y de 6 a 9 años y de 9 a 12 años en nivel primario. Hoy, acuden al espacio un total de 40 niños y niñas.

«En 2019, abrimos primaria y ahí fue como una explosión de niñez; a partir de ese año, tuvimos un cupo de 35 niñas constantes», contó la educadora, aunque reconoció que al no contar con habilitación del Consejo de Educación Provincial tuvieron algunos problemas para poder funcionar.

«Lo que hicimos fue utilizar una de las normativas que tiene la provincia de Río Negro, que es la figura del alumno libre en primaria, así que todos esos niños los anotaron como alumnos libres, pero siempre estuvimos con intenciones de que el Ministerio de Educación reconozca esta forma diferente de aprender y que la pudiera reconocer», dijo Laura.

Vuela el Pez no cobra cuotas, pero sí sostienen la asociación civil y el espacio el espacio educativo asociando gente, solicitando que las familias trajeran socios. «Igualmente, para que esto se pudiera sostener en el tiempo Natalia y yo nunca percibimos un sueldo hasta el día de hoy, y también lo hacemos para poder pagar la remuneración al resto de les adultes que nos acompañen, porque a medida que crece el proyecto vienen más cantidad de niños», contó.

Esta autorización permite que Vuela el Pez pueda acompañar a las familias con el certificado escolar y puedan acceder a la ayuda escolar del trabajo o las ayudas sociales como Asignación Universal por Hijo. Esto significa que ante el Ministerio de Educación de Río Negro son una escuela privada con una enseñanza alternativa, aunque el sueño es algún día es ser reconocida como una Institución de Gestión Social.

«Nosotros estamos muy anclados en el territorio en el que vivimos, que es un área natural protegida, cerca del mar, y eso hace que creamos que el único camino posible es el conocimiento del territorio y de ahí todos los aprendizajes que vienen con la educación ambiental, la pedagogía biocéntrica (que promueve la igualdad de cuidados entre la especia humana y los animales), de escuela libre y también tenemos materiales Montessori», describió Laura.

Así, las y los educadores de Vuela el Pez no promueven el tradicional modelo del maestro que enseña al alumno de forma vertical, sino que busca un aprendizaje horizontal como estrategia para acompañar a los niños y niñas en la construcción de sus aprendizajes más significativos.