unicred

Transformó su obsesión por la limpieza en un equipo que ayuda a acumuladores compulsivos

Lujan Mere hace 8 años trabaja con un conjunto de personas prestando su servicio a hacer limpiezas extremas ayudando a quienes padecen la acumulación compulsiva de objetos en sus hogares.

A partir de su obsesión por la limpieza, Luján Mere se organizó con un conjunto de personas y buscaron su salida laboral creando “Acumuladores Compulsivos Limpieza Extrema” para ayudar personas que cuentan con dificultades por desechar objetos de su hogar.

Más que un trabajo es una acción de solidaridad y compresión por el otro, según definió a ANSOL la creadora del emprendimiento: “Yo soy la negociadora sentimental, la persona habla conmigo, puede hablar una hora, tres días, tres meses, todo depende del tiempo que le lleve procesar todo eso, porque no es que te dice ‘Hola, soy acumulador, vení a limpiarme mi casa’”.

“Primero me empieza a contar desde que nace hasta la actualidad, entonces yo tomo nota, ahí voy viendo cómo puedo desarrollar. También me fijo si es una persona dócil para hablar, y cuando voy a trabajar ya le digo a las chicas ‘Mirá que es complicada la clienta’”, agregó.

En este sentido, aclaró que hay que analizar la situación de cada uno: “Hay que ver con qué clase de persona voy a topar, porque yo mientras estoy hablando con ella las otras chicas van sacando las cosas sin tantas explicaciones. Si le tengo que preguntar todo lo que se va a tirar, va a decir que todo quiere. Si tiene ollas y están todos abolladas y están impregnada de aceite se tiran, dejamos ollas nuevas, lo mismo pasa con la ropa”.

Transformó su obsesión por la limpieza en un equipo que ayuda a acumuladores compulsivos

Un emprendimiento autogestivo basado en la solidaridad

En cuanto a los acumuladores extremos, expresó: “Son personas que quieren ser escuchadas, necesitan un abrazo, atrás de cada puerta que vamos hay distintas historias y cada una es más escalofriante que otra. Está bueno que sepa que existen problemas acumulación, pero no está bueno el trasfondo, son historias muy tristes, algunas son muy perversas y la verdad que hace mal, está bueno escuchar cosas lindas nada más.

Después de este proceso, la creadora del proyecto aseguró que los acumuladores no reinciden, sino que hasta mejoran: “El método es no tirar, sino soltar. La gente hasta a veces se engancha con la limpieza y a veces cuando quedan las cosas sucias”.

Transformó su obsesión por la limpieza en un equipo que ayuda a acumuladores compulsivos

Acumuladores Compulsivos Limpieza Extrema comenzó hace 8 años como una idea a partir del trabajo de limpieza doméstica de Luján Mere, que se dedica al rubro hace 30 años. Tenía un TOC con la limpieza y, siguiendo el consejo de su psicóloga, comenzó a subir fotos y videos de los antes y después hasta que surgió el primer trabajo grande.

Tras el primer llamado de una mujer de otra provincia que precisaba ayuda con su mamá acumuladora compulsiva de objetos y animales, el trabajo fue creciendo y se conformó el equipo actual de 7 personas: “Cada uno tiene una habilidad distinta, entonces con todas esas habilidades que tiene cada uno nos complementamos a la hora de desarrollar el trabajo”.

Transformó su obsesión por la limpieza en un equipo que ayuda a acumuladores compulsivos

Un futuro de contención y prevención

Hay pocas personas que ayudan a los acumuladores compulsivos, pero muchas que necesitan ayuda, por esto extender el proyecto es uno de los principales objetivos que tiene la creadora del emprendimiento: “Mi proyecto es que se arme un 0800 para que las personas puedan llamar y puedan asesorarse como es el servicio o al menos alguien que los contenga”, aseguró Mere.

“Me gustaría que haya talleres de prevención, un espacio físico donde las personas puedan hacer la denuncia o recibir asesoramiento porque este servicio no está en Argentina, hay uno que está en Banfield que es privado y te cobran mucha plata” agregó.

En cuanto al cobro, la ideadora del proyecto detalló: “Cobramos según la foto, no nos fijamos si sos de Recoleta o de La Matanza, no nos fijamos si tenés o no tenés plata. Si hay que afinar un poco la punta del lápiz porque esa persona no llega con el presupuesto se afila, no hay problema, la idea es ayudarla y que nosotros podamos hacer unos mangos”.

“Otra idea que ambiciono sería hacer una aplicación tipo Uber donde se pueda ubicar a los carreros en un radio de 10 cuadras, la persona que tiene problemas de acumulación tildaría esa aplicación y ahí ubicaría a esos carreros para que se vengan a buscar las cosas en la puerta de su casa. También dar charlas en las escuelas, hospitales, municipalidades, que el servicio se haga notar y que se sepa que nosotros estamos acá de este lado para ayudar”, concluyó.