Síndrome de Números, la campaña para construir una base de datos sobre personas con síndrome de Down en Argentina

Síndrome de Números, la campaña para construir una base de datos sobre personas con síndrome de Down en Argentina

La Agencia creativa Wunderman Thompson Argentina y la Asociación Síndrome de Down de la República Argentina (Asdra) buscan sistematizar estadísticas sobre personas que posean esa alteración genética en nuestro país.

11 de noviembre de 2021, CABA (Ansol).- Frenar la invisibilización y garantizar los derechos de las personas con síndrome de Down. Esta es la máxima que persiguen de manera conjunta la agencia creativa Wunderman Thompson Argentina y la Asociación Síndrome de Down de la República Argentina (Asdra), que acaban de unir fuerzas para construir una base de datos con información actualizada sobre quienes tienen esta alteración genética en nuestro país.

La importancia de una relación de este calibre reside en la necesidad de crear una plataforma de referencias personales a partir de las cuales el Estado pueda reconocer y asegurar los derechos de los implicados, ya que a día de hoy la nación no cuenta con un listado minucioso al respecto. La ausencia de nombres y cifras concretos obstaculiza la implantación de políticas públicas dirigidas a este núcleo poblacional, que ve cómo, en contra de lo que dicta la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, sus derechos no terminan de completarse.

El trabajo realizado por ambas entidades incluye una campaña de concienciación mediática que lleva por nombre Síndrome de Números y la recopilación de datos a través de internet. No en vano, las personas con síndrome de Down ya pueden dirigirse a la página web de Asdra para aportar sus datos personales. El modo de inscripción puede realizarse con total sencillez, y es que se ha habilitado un chatbot muy intuitivo para que los interesados respondan a una serie de preguntas clave.

Se trata de un entorno de mensajería instantánea que está provisto del nivel más sólido de ciberseguridad para salvaguardar así los datos personales que lleguen al sistema. Las personas inscritas cuentan con las garantías que ofrece el denominado cifrado de extremo a extremo, que está pensado para que nadie que no sea el emisor o el receptor pueda tener acceso a los mensajes. Los datos recibidos se codifican de tal modo que los intrusos no puedan tener acceso a ellos.

Esta tecnología para encriptar información, que lleva el nombre de SSL de 128 bits, es actualmente la más avanzada que existe. De hecho, los soportes online de las entidades bancarias y las plataformas virtuales de juego y entretenimiento emplean este sistema para proteger la información sensible de sus usuarios. Este tipo de tecnología convierte los códigos internos en ilegibles para aquellos externos a la página web.

Por poner algunos ejemplos, las plataformas de compra-venta en Internet, que utilizan constantemente datos de usuarios, usan este tipo de protocolos. Páginas conocidas como Amazon tienen por norma el protocolo de seguridad SSL de 128, y esa misma seguridad es importante para cualquier plataforma que trate con datos personales y bancarios confidenciales como lo es la banca online.

De igual manera sucede con páginas de entretenimiento como Netflix en el caso de streaming o las populares plataformas de juegos de azar. Ese tipo de páginas se han convierten en algunas de las más seguras de Internet tal y como lo indica cualquier reseña casinos Argentina, debido a sus sistemas de seguridad y protocolos estrictos con los que cuentan y los cuales están obligados a usar. Por esa misma razón los usuarios cada vez confían más en hacer este tipo de transacciones y de compartir datos sensibles online, y de ahí el gran avance tecnológico que se ha vivido en el último periodo.

La idea que persigue Síndrome de Números pasa por recoger, ordenar y actualizar toda la información de una forma resolutiva, generando estadísticas y dando a conocer las dificultades de esta población a fin de reclamar en tiempo real a las administraciones pertinentes las necesidades que se pretendan cubrir. Esta campaña supone, en definitiva, una herramienta perfecta que contribuye a mejorar la visibilidad del síndrome de Down y a encauzar de manera dinámica los trámites necesarios para que la inclusión social sea efectivamente una realidad.