unicred

Ropa, comida y bares: hablan los cooperativistas de los rubros que más aumentaron en abril

Tres referentes cuentan cómo enfrentan la escalada inflacionaria y dicen que son víctimas de los formadores de precios pero también de las materias primas dolarizadas. Además, desde el CESO aseguran que para mayo "el panorama es complicado".

18 de Mayo de 2023, CABA (Ansol). – El 8,4 por ciento de inflación del mes de abril se explicó en gran parte por los aumentos en los rubros de prendas de vestir y calzado (10,8%), alimentos (10,1%) y restaurantes y hoteles (9,9%). El cambio de temporada y la corrida del dólar ilegal son algunas de las causas de las subas, aunque en el sector cooperativo apuntan a otros motivos: la especulación de los grandes productores y las materias primas o insumos importados.

ANSOL consultó a diversos referentes para conocer otras explicaciones ante una inflación que alcanzó el 108,8 por ciento anual, mientras que en el acumulado de los primeros cuatro meses del año llegó al 32 por ciento. Se trata de cooperativistas que se desempeñan los rubros como el textil, alimentos y restaurantes, es decir, los sectores que más aumentaron sus precios en el mes de abril, según el INDEC.

«Nosotros entendemos que está vinculado directamente a la mega deuda que se contrajo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), porque eso nos llevó a una situación en la que la industria nuestra, de todos los rubros, se vea afectada, y todo lo que sea materia prima para poder producir, la mayoría, es importada», arrancó explicando Julio César Fuque, presidente de la cooperativa textil porteña Kbrones, del barrio de Barracas.

Así, Fuque indicó que muchos de los aumentos en el rubro textil, además del cambio de temporada, tienen su origen hoy con «un algodón que lo traen de otros países, como también hay casos de importación de tintas«, todo a precio dólar. A esto hay que agregarle la lógica mano de obra de la tintorería, tejeduría, confección que luchan por mejoras de salarios.

Alimentos

En el sector de la comida pasa algo similar, aunque quizás allí la principal protagonista es la especulación de los grandes empresarios formadores de precios. Miguela Varela, integrante de la Red Alimentos Cooperativos explicó que en el sector «algo que tenemos a favor en un contexto inflacionario tan complejo es que en la formación de nuestros precios no tiene una vinculación especulativa, es decir, nuestra formación de precios tiene que ver con costos reales de producción, de insumos, de logística, de alquiler de la tierra en el caso de los productores, por lo que el valor de nuestro trabajo llega siempre al mejor precio posible para el consumidor».

Varela insiste en que en el sector cooperativo y de la economía social «no intervienen factores especulativos, sino simplemente reales». Pero aclara: «la otra cara de la moneda es que al tener poca escala muchas veces los costos son más altos, entonces estamos doblemente perjudicados por la inflación. Al acceder a insumos que muchas veces están dolarizados, son muy pocos los productores que pueden ser propietarios de su tierra, entonces pagan también alquileres dolarizados«.

Desde la Red de Alimentos Cooperativos aseguraron que el sector cooperativo «es doblemente víctima de la inflación, porque no tiene ningún tipo de contrapeso para modificar lo que es la construcción de un precio, simplemente lo que podemos aportar es que no contemplamos ninguna variable especulativa». Consultada sobre si tienen precios más económicos, Varela reconoció: «A veces empata el precio de un producto similar al del supermercado, a veces está más bajo, a veces está más alto, pero en ningún caso lo fijamos mirando los precios del mercado, mirando la cotización del dólar, mirando cómo sube o baja el valor de la soja en la bolsa de comercio».

Bares

Por último, en el otro ítem que más aumentó en abril se encuentran los vinculados a la gastronomía, donde el cooperativismo a través de bares autogestionados se está haciendo fuerte. «El problema está dado por la hiper concentración en la producción, distribución y comercialización de los alimentos. Estamos presos de la rentabilidad extrema que buscan los grandes empresarios y la producción cooperativa necesita un fuerte impulso por parte del Estado», dijo Federico Tonarelli, miembro de la cooperativa Los Carpinchos que gestiona el bar del Centro Cultural Haroldo Conti de la ex ESMA.

«Necesitamos ayuda en la distribución y el establecimiento de centros de comercialización de nuestros productos, porque hacemos un gran esfuerzo por proveernos de los productos elaborados por nuestros compañeros pero no podemos evitar del todo tener que recurrir a los grandes empresarios y con esto caemos presos de la digitación y remarcación permanente que realizan», argumentó Tonarelli, quien también es presidente de la Federación Argentina de Cooperativas de Trabajadores Autogestionados (FACTA).

Inflación de mayo: «el panorama es complicado»

Federico Zirulnik, economista del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO), reveló a ANSOL que «en la segunda y tercera semana de mayo los precios en supermercados aumentaron 2,5 por ciento y 3, respectivamente. Son aumentos fuertes. Hasta febrero de este año, la tendencia era un aumento grande en la primera semana y luego veíamos una desaceleración».

Pero el economista indicó que «a partir de marzo esto cambio y en mayo estamos observando lo mismo, precios que se aceleran semana a semana. Todavía falta ver que ocurre en la última, pero el panorama viene complicado«. Y no dudó en vaticinar que la inflación de este mes «muy probablemente quede arriba del 8,4% de abril».

¿En estos números juegan algún rol los sectores del cooperativismo? No en principio. De hecho, Zirulnik aclara que desde el CESO siguen los precios de los supermercados, donde ya advirtieron «aumentos en alimentos secos (8,4% promedio últimas 4 semanas) y alimentos frescos (8,1% promedio últimas 4 semanas). Luego, los electrodomésticos es el otro que lidera los aumentos (8,5% promedio últimas 4 semanas)».

De esta forma, una primera pista para mayo es que los rubros que pueden impulsar una inflación por encima del 8,4 de abril van a ser los alimentos, pero también los electrodomésticos.