Por qué las organizaciones de la economía social se quejaron de «Precios Justos»

Se trata del plan antiinflacionario a través de acuerdos con empresas de alimentos. Más de 60 cooperativas y feriantes le hicieron un pedido formal al presidente de la Nación y al secretario de Comercio.

Por qué las organizaciones de la economía social se quejaron de "Precios Justos"

8 de Noviembre de 2022, CABA (Ansol). – Mientras el Gobierno Nacional avanza la aplicación del programa Precios Justos, que tendrá 1500 productos a valor fijo por 120 días, las organizaciones de la economía social, popular y solidaria salieron a marcar la cancha pidiendo que no se utilice ese nombre para el plan antiinflacionario. «Perjudica enormemente nuestra actividad», consideraron en un comunicado.

Más de 60 organizaciones, entre cooperativas y feriantes, manifestaron que un comunicado: «quienes venimos desarrollando la producción y comercialización en el marco de la economía social, popular y solidaria sostenemos que el concepto de Precio Justo es totalmente ajeno a las lógicas del mercado concentrado empresarial y corporativo«.

Por eso, solicitaron «al Presidente Alberto Fernández, al secretario de Comercio Matías Tombolini y a las y los funcionarios responsables que no utilicen el término Precio Justo en el nuevo acuerdo de precios con las grandes empresas». Explicaron que el nombre «representa un recorrido en la construcción del precio vinculado a la democratización del mismo, en donde el valor de intercambio y venta responde única y directamente al trabajo y los costos que este conlleva, totalmente alejado de la búsqueda de maximización de ganancias y las lógicas especulativas del capital concentrado».

Los 1.200 productos de Precios Justos

Desde la Secretaría de Comercio ya se acordó la adhesión al programa de unos 1.200 productos, de los cuales unos 500 serían los que ya participan de Precios Cuidados y para el lanzamiento en diciembre apuntan a alcanzar alrededor de 1.500. El tope que se busca instalar para los incrementos es del 4%, en línea con la meta del 60% de inflación que planteó el presupuesto 2023.

«Nuestra perspectiva de cómo solucionar el problema de la inflación en los alimentos es distinta desde nuestro hacer, por eso pedimos llamar las cosas por su nombre: una cosa es el control de precios a las grandes empresas concentradas y otra es avanzar en el precio justo«, manifestaron desde las organizaciones de la economía social.

Y explicaron que «se trata de dos conceptos que tienen identidad, prácticas y resultados muy distintos. Avalamos y acompañamos todo intento de regular al mercado concentrado de producción y comercialización (principal causante de la inflación) pero reiteramos que eso no alcanza para resolver el problema del aumento de precios y mucho menos para garantizar el acceso a los bienes fundamentales para la reproducción de la vida».

Por eso, concluyeron: «quienes concentran las ganancias y especulan con un derecho humano no pueden
proponer un precio justo».