Por la autogestión desde la infancia

(Ansol).- “El reconocimiento de la gestión social puede ser una valiosa herramienta para que estos procesos salgan adelante. No parece ser el mejor momento, pero nunca se sabe. Los gobiernos liberales o neoliberales suelen deshacerse de la cosa pública y la obligación de educar, pero tal vez sirva para que las organizaciones sociales las manejemos mejor”, comentó.
La Cecilia abrió sus puertas en Monte Vera, Santa Fe, hace 25 años con una sala de para niños de cuatro años; y actualmente tiene cerca de 110 estudiantes, entre primaria y secundaria, con un maestro por cada decena de chicos.
Según entienden en La Cecilia, la escuela es una herramienta de control social para reproducir el sistema por lo que tratan de sacarla de ese lugar.
“Somos una escuela, pero contracultural o contrahegemónica”, resaltó a Ansol el director.
En ese sentido, Del Castillo agregó que el Estado les pidió blanqueen sus prácticas porque “sabe que tienen éxito en la no repitencia ni deserción”.
Esta agencia dialogó con Del Castillo de cara al Encuentro Nacional de Escuelas de Gestión Social que se realizará el 27 y 28 de agosto en esa escuela con el objetivo de pensar qué propuesta presentar al Consejo Federal de Educación para que aborde el tema.
“El riesgo es quedar uno atado a los subsidios del Estado y ser chantajeado por ese lado. Nosotros pedimos también la autonomía de los proyectos. Esa es la parte más compleja”, admitió.
Pedagogía experimental
Sobre la manera de educar en La Cecilia, Del Castillo señaló que la pedagogía que eligen “es la experimental».
«No tomamos ninguna en particular, si no que las ponemos en práctica y vamos ajustando. Es lo que llamamos la teoría de la práctica. Los chicos tienen libertad de asistir a las actividades que quieren. Asistir los libera de ser reclutados en otras escuelas. Todas las materias son opcionales y ellos pueden construir su propio camino. Pueden llegar al extremo de no aprender nada y estar sentados abajo de un árbol. Es muy diferente porque no se reproducen las situaciones de autoridad, dominación, control, encierro. No hay sanciones”, precisó.
De ese modo, «los chicos finalmente encuentran su interés”, según indicó.
Recursos humanos
Asimismo, Del Castillo se permitió poner en cuestión el término “recursos humanos”, por el que entiende que los chicos suelen ser pensados como medios para los intereses económicos de algunos pocos.
“Cuando nosotros les decimos que desarrollen sus intereses y capacidades para sus vidas, pero con propósito social, suele canalizarse mediante la asociación con otros y la autogestión, no mediante el empleo. Queremos que nuestros alumnos entiendan cuál es el sistema en el que se van a introducir y que no sean sus esclavos involuntarios», cerró.