Policía santiagueña amenazó de muerte a campesinos del Mocase

Policía santiagueña amenazó de muerte a campesinos del Mocase
En un conflicto entre la comunidad ancestral y privados vinculados a un exjefe de inteligencia, se realizó un allanamiento sin notificación previa y se llevó a un menor de edad. Él, su padre y otro campesino fueron golpeados y denuncian torturas psicológicas.

26 de marzo de 2021, CABA (Ansol).- La Policía de Santiago del Estero golpeó y amenazó de muerte a dos campesinos mayores de edad y uno menor, de la comunidad Loma Blanca Norte, la madrugada del 25 de marzo.

La fiscal María Victoria Sottini solicitó a la jueza Cecilia Vittar que ordene el allanamiento. La policía se llevó detenidos desde su propia vivienda a los campesinos Guillermo Cejas y Alcides Acosta luego de golpearlos.

Además, aseguró el Mocase que no hubo notificación, denunció que fue de madrugada y agregó que en la casa hicieron destrozos y se llevaron cosas.

Esa madrugada, Edgar, un niño de 11 años, buscó a su primo menor de edad en la casa, pero no estaba. A las 4 de la mañana se comunicó con otros militantes del Movimiento Campesino de Santiago del Estero, por lo que comenzaron a buscarlo hasta que a la mañana pasaron por la comisaría, donde la policía sacó a los detenidos a la calle para mostrarlos.

El allanamiento se dio después de que la comunidad ancestral denunciara que venía recibiendo ataques y robos de animales.

Adolfo Farías, vocero del movimiento, contó a ANSOL: «‘Yiya’ Molina, caudillo Antonio Musa Azar (exjefe de Inteligencia de la Policía de Santiago del Estero), ya había intentado entrar a la comunidad y se había robado animales. La semana pasada, el hijo de Molina también intentó hacer posesión del territorio junto con una banda armada».

La policía afirmó que se habían llevado a los chicos porque no había nadie para cuidarlos, pese a que ahí la propia comunidad los cuida. «Al lado viven sus primos», informó Farías a ANSOL. En este momento, el cuerpo forense está periciando las lesiones y llamó a los niños a declarar.

El Mocase cortan rutas en las 25 comunidades donde está la organización, exigiendo las liberaciones.

«Hay compañeros que no pueden mover el pómulo. Están muy dolidos», concluyó Edgar.