unicred

Para que Milei sepa que no podrá con nosotros

El militante popular y referente histórico de las Empresas Recuperadas vinculadas a la industria de la carne, Oscar "Vasco" Huidobro, escribe para Ansol un recorrido de lucha y resistencia, desde la década del setenta y la resistencia a la dictadura militar hasta la actualidad.

(Ansol).- La vida nos enseña que, desde el primer golpe militar de 1930, hasta la caída de la última dictadura militar, los militares nos gobernaron y asesinaron por 25 años. Sin embargo, esta nota no se centrará en los asesinatos, secuestros, genocidios y crímenes de Lesa Humanidad cometidos por las fuerzas, al servicio del enemigo principal. Estamos seguros que hubo más nacimientos que muertes y reivindicaremos la vida en esta lucha permanente.

En el aniversario número 48 del último golpe cívico militar eclesiástico conducido por la Junta Militar y dentro de ella por Jorge Rafael Videla. Ellos, pensaron que ya nos habían vencido para siempre. Se equivocaron, como también se equivoca Milei actualmente. Nos vencieron coyunturalmente. Por eso seguimos y seguiremos luchando. Sí fuimos capaces de cambiar toda regla de inserción en nuestra clase y pueblo, fue por y para algo.

El genocidio fue iniciado en democracia, el 9 de febrero de 1975 con el “Operativo Independencia” en Tucumán. Después toda la represión se expandió al resto del país. Los secuestros y desapariciones de los militantes, aspirantes, colaboradores, simpatizantes, e indiferentes, fueron parte de la indiscriminada represión que llenó el país de campos de concentración y muerte. Con esta vía el poder dominante exógeno y endógeno empiezan a garantizar la instalación del nuevo patrón de acumulación.

Las estructuras políticas militares estaban muy golpeadas. El cambio de lugares de clandestinización fue una necesidad o se provocaban los “cuelgues” por caídas masivas. Entonces el cambio de escenario era una urgencia. Un sector se fue rencontrando con muchas medidas de seguridad, se empezó a “reenganchar”. Se determinó un lugar de forma natural. Florencio Varela. La mimetización requería nuevos hábitos de vida.

Las Madres de Plaza de Mayo y nuestra nueva reinserción

Mientras buscábamos el nuevo tipo de reinserción las Madres de Plaza se re parieron en medio de la pirámide de Plaza de Mayo el 30 de abril de 1977. Eso nos dio más fuerza. Y estudiamos en los institutos de IADE, nos formamos en electricidad, plomería, gas, carpintería y otras variables. Así se trataba de ser uno más dentro del común denominador de las masas. Los cuadros se mimetizaban canalizando sus nuevos conocimientos en las casas de los vecinos. Así, se aprendía y se capacitaba dentro de las masas. se era uno más de ellas.

Como militantes revolucionarios éramos trabajadores especializados en algunas ramas y eso no solo nos proletarizaba en una experiencia de un tiempo ilimitado, sino que también nos transformaba naturalmente en parte de la clase obrera transformadora. Salíamos al alba a trabajar o militar en otras zonas y volvíamos a las 18 o 19 horas a levantar paredes en nuestras casas. Pedíamos ayuda a los vecinos ya su vez le devolvíamos el favor trabajando en sus hogares.

A tres años movilizamos y paramos

En 1979, un sector del movimiento obrero organizado sale a la lucha. A tan solo tres años de la imposición dictatorial, pudimos tomar plantas y hacer paros por aumentos salariales. A pesar que nos mimetizamos de distintas formas. La represión fue cruenta y perdimos comisiones internas, delegados, dirigentes sindicales y activistas. Aprendimos a resistir de otras maneras. No alcanzar jamás la producción, producir daños a los productos, descomponer las líneas para no alcanzar producciones, etc. Los cumpas de Montoneros realizan la contraofensiva.

Milei
Oscar «Vasco» Huidobro, Antonio Ocampo y José Pérez (miembros del Partido Revolucionario de los Trabajadores), en una asamblea de la Agrupación sindical «El Toro».

A seis años de la dictadura participamos en la primera gran movilización a Plaza de Mayo el 30 de marzo de 1982 se gritaba “paz, pan y trabajo, la dictadura abajo». La salvaje represión causó la muerte en Mendoza del compañero Benedicto Ortiz. La represión dejó heridos y detenidos en todo el país. Por esa época, un sector del Partido Revolucionario de los Trabajadores realiza una contraofensiva en los montes salteños.

Tres días después, la dictadura desembarca en Malvinas. Reivindicamos la Soberanía en las Islas Malvinas, pero hicimos acciones contra la guerra y hasta pudimos volantear la llegada y acto del Papa Juan Pablo II. Él, vino dos días antes que la dictadura se entregara en Malvinas y firmara la rendición en las islas. Repudiamos la llegada en medio de miles de cristianos que no podían ver los volantes y los guardaban para las primeras luces del día. Nosotros ya no estábamos en las horas que pudieron leer los volantes.

Nuestro trabajo territorial estaba concentrado en Sociedades de Fomento, Cooperadoras Escolares, Comisiones Vecinales, y en lo sindical todo estaba concentrado en la carne, metalúrgicas, textiles, construcción y montaje, petroquímica y aguas gaseosas. Recompusimos todo de nuevo y seguimos luchando. Para esa época, hay sabíamos quién era quién y coordinábamos. Maduros PRT o perros, Montos, FAP en el PB, PC, Tupas, MIR, Rodriguistas, Nicas, Martas de Perú. Coordinábamos en el trabajo de masas. El primer asentamiento y los que vinieron fueron como una cuestión natural.

La dictadura se fue y nosotros crecimos

La dictadura en 1983, a los 7 años se tuvo que ir. Nosotros seguimos trabajando. Y llegó la democracia alternativa. Se recibió a Ricardo Alfonsín con la huelga de 52 días del Frigorífico CEPA de Merlo y un mes de huelga de Sideco Americana. De Claypole. A pesar de todo lo que hizo la dictadura se luchó y se ganó.

Nosotros seguimos, fracasó la unidad del PRT y nacieron 3 corrientes. Una del PRT 5° Congreso artículo con los Montos, que se dividieron en las elecciones. Los otros grupos revolucionarios se multiplicaron en fuerzas distintas. Después de La Tablada, hubo más divisiones con los partidos de la izquierda reformista. Las patronales agrandadas se multiplicaron en quiebras fraudulentas y despidos masivos. Creció el índice del desempleo y la injusta violencia del atraso.

Se buscó alternativa o un movimiento o un sindicato de desocupados. Se crearon las bolsas de trabajo y los cortes de ruta para entorpecer la expedición de los productos elaborados por los medios de producción. Rosario definió el Sindicato, Buenos Aires el Movimiento. Así, se trató de unificar políticas entre desempleados y trabajadores en relación de dependencia. Y tratábamos de obligar a las patronales a discutir puestos de trabajo genuino, y no genuinos con el Estado. Cutral Co, Tartagal, Libertador General San Martín y el Puente de Bosques en Florencio Varela fueron quincenas de cortes.

Para que Milei sepa que no podrá con nosotros
Oscar Huidobro y un grupo de compañeros después de una reunión en el primer frigorífico recuperado la CTC del Chaco, hacia fines del año 1994.

Toma de tierras y las primeras tres empresas recuperadas

La toma de tierras se generalizó con derrotas y victorias. Los asentamientos iban los de las bolsas de trabajo también. Todo se movía cada vez más. Así, nació la primer recuperada en Adabor. (fábrica de Silos) en Varela de la UOM. Pasó un año o dos de discusión y se dio la segunda recuperada en Ferrodúctil (fabricación de tubos de gas de 45 kilos.) En 1994 se recupera el primer frigorífico en la CTC de la Ex CAP y ex Cooperativa de Productores ganaderos. Y después viene Yaguané y ya no para más el movimiento de Recuperación de Plantas, Empresas y fábricas recuperadas.

En ese contexto único, nos encontramos con un interrogante principal. ¿Cómo es posible que en un sistema capitalista dependiente sin una revolución triunfante se diera esto de la recuperación de fábricas con formas cooperativas autogestionadas? Contradicción y tensión creativa mediante, seguimos tratando de encontrar respuestas a preguntas que a lo mejor no le podamos encontrar respuestas todavía. Tal vez, la única expresión que se acerque a la repuesta correcta sea la lucha de clases, porque de ahí en más las recuperaciones de los medios productivos se multiplicaron hasta convertirse en una realidad concreta.

Humilde conclusión

Esta nota pretende diferenciarse de los escritos que hablan solo de la muerte, desolación y derrota coyuntural de la dictadura cívica, militar eclesiástica en 1976. Aquí solo demostramos que en medio de la muerte de la dictadura, nosotros tuvimos más nacimientos sobre las muertes de la dictadura.

Ese otro tipo de lucha, con el mismo objeto de amor a la clase obrera como sujeto transformador y al pueblo. Durante 7 años adquirió nuevas formas de inserción, se mejoró la mimetización y profundizamos la lucha en medios de las masas. Cuando ellas salieron de reflujo, nos encontró a parte de nosotros en la cresta de la ola aprendiendo y luchando con ellas.

En definitiva, si pudimos luchar contra la dictadura más sangrienta en medio de la muerte y logramos parir nuevos movimientos y contra gobiernos que nos entregaron todo, como fue el caso del menemismo y aun así, pudimos crear el movimiento piquetero, las plantas, fábricas y empresas recuperadas.
A 48 años del golpe más sangriento y que nos llevó más de 30 mil compañeros y compañeras, podemos decirle a Milei que, si toda la dictadura fascista no pudo detenernos, él tampoco podrá pararnos. Encima aprendimos más y estamos trabajando sobre la unidad, organización y movilización de toda nuestra clase autogestionada y trataremos de unir a todos los sectores autogestionados del país todo.

Nuestra clase todavía es transformadora y nuestro pueblo que se levantó a seguir luchando ha perdido el miedo. La injusta violencia del atraso y la represión no nos asusta. Es hora de ser libres y lo seremos por nuestro pan, paz, verdadera libertad, la tierra y la felicidad para todos y todas.

¡A 48 años de la dictadura más sangrienta. Milei… nosotros venceremos!

Milei
Asamblea en la Cooperativa de Trabajo Unidos Ltda. Empresa Recuperada ubicada en Resistencia, Provincia de Chaco.