Nueva entrega de los textos ganadores de La Fuerza de mi país

(Ansol).- El tercer puesto fue para Fernando Javier Zuker por la obra De Carne Somos en la Revista La Taba Cooperativa de Trabajo.

A continuación, el texto:

De carne somos
Bragado cuenta con una empresa frigorífica recuperada por sus trabajadores como cooperativa. Tuvieron un desarrollo inmejorable en los últimos años pero actualmente no logran destrabar el conflicto legal con su antiguo dueño. Una historia llena de dignidad y esperanza que involucra a toda la sociedad y al municipio. Un ejemplo de autogestión obrera.

El 31 de mayo de 2006 se convirtió en un día histórico para el pueblo de Bragado. La Cooperativa de Trabajo Frigorífico y Matadero Bragado Ltda. realizó su primera faena por un total de 32 animales. Bastó un corte de ruta para que se produzca una reunión muy esperada. Felisa Miceli, Ministra de Economía en aquel entonces, les preguntó a los trabajadores si necesitaban dinero y recibió como respuesta una negativa contundente. «»No vinimos a buscar plata, vinimos a pedir que nos dejen trabajar»», comenta Carlos Alietti, actual presidente de la entidad y secretario dela Federación de Cooperativas Autogestionadas dela Carne y Afines (FECACyA).

Así fue como se emitió un dictamen que permitió la llegada de un veterinario que autorizó la faena, fiada por cierto. «»Eso está registrado en nuestros libros porque el veterinario era el jefe de servicio de toda la vida del frigorífico y nos dio 20 bichos y otra persona que nos conocía otros 12 más»», admite Carlos con la clara intención de resaltar que jamás pensaron en el desarrollo autogestivo que lograron en estos 8 años y en la inversión realizada en concepto de infraestructura y maquinaria, a diferencia de lo actuado en el pasado por la gestión privada de La Niña S.A., cuyo titular Jorge Popovsky aún sigue reclamando dinero por vía judicial y extra judicial invocando la firma de un contrato de alquiler y la posesión de un boleto de compra venta por la adquisición del terreno municipal.

A partir de la refundación del frigorífico como una empresa recuperada por los trabajadores se originó un proceso mediante el cual la gestión colectiva de los antiguos asalariados fue la principal novedad. «Fuimos aprendiendo solos el trabajo, de yapa, porque éste es un laburo atípico que muy poca gente te puede enseñar», señala Alietti, quien se desempeñaba como encargado de mantenimiento y hacía las veces de gerente y jefe de planta en casos de ausencia programada.

En Argentina se habla de todo un movimiento en marcha en este sentido, en el que se registran 311 experiencias, de las cuales 22 corresponden a la industria de la carne con 2041 trabajadores en funciones, según datos relevados por el IV Relevamiento de Empresas Recuperadas publicado por el Programa Facultad Abierta dela Universidad de Buenos Aires (Fuente: www.recuperadasdoc.com.ar).

Este fenómeno no tenía visibilidad pública antes de la crisis de diciembre de 2001, aunque se contabilizan casos desde la década del €™50; pero al margen de ello el número de experiencias de autogestión obrera continúa en crecimiento, siendo sus trabajadores protagonistas de un cambio profundo que se sostiene en la unión, la fortaleza, la creatividad y la ingeniería primero para resistir y segundo para dotar de sustentabilidad económica al espacio laboral que posibilita la manutención cotidiana de cada una de las familias involucradas.

Cuando todo era nada: el principio

En el año 2005 trabajaban 52 empleados, al tiempo que la firma concesionaria empezó a padecer serios problemas financieros que dejaron a la empresa al borde la quiebra. La situación a comienzos del año 2006 era muy crítica, con atrasos y sueldos impagos, mientras que su titular intentaba salvar a su empresa buscando socios sin resultados alentadores.

Paulatinamente los trabajadores fueron abandonados por el patrón y desde allí los ex empleados aunaron esfuerzos para formar una cooperativa y continuar la vida con mayores desafíos y responsabilidades. «Hubo un vaciamiento de la empresa frigorífica y cuando nos quisimos acordar nos quedamos solitos tirados sin hacienda, sin vacas, sin carne, sin nada», asegura el presidente y menciona que estuvieron 4 meses parados hasta que formalizaron la constitución de la entidad con «todas las dudas» que ello acarreaba, sobre todas las cosas por el desconocimiento del tema específico.

En esos días una pregunta resonaba en los paredones del frigorífico y también se escuchaba en las reuniones pueblerinas: ¿Por qué vamos a quedarnos en la calle? El secretario de la cooperativa, Daniel Villalba, cuenta que al quedarse sin empleo «no tenía muchas opciones, era la cooperativa o ir a trabajar de peón de albañil». Muchas horas le dedicaron al debate que los condujo a un solo destino, el de hermanarse y salir adelante juntos.

«Bragado entendió una metodología y se asume parte de un nuevo actor social dentro de la clase obrera, ya que no se consideran empresarios sino trabajadores a cargo de una planta sin patrón, pero con el criterio de una empresa social autogestionada», destaca Oscar Ruiz Huidobro, presidente de FECACyA.

Desde la federación se busca generar cadenas de valor y construir redes de integración con un criterio federal que apunte a mejorar la situación de cada empresa, debido a que «»estamos haciendo un planteo estratégico de producción de carne en pie que sea nuestra y no tengamos que comprarle a los que dan golpes de Estado, queremos transformar la producción y mediante la exportación contar con el beneficio de subsidiar los cortes para que la gente consuma la carne más barata»», aduce Huidobro.

Además subraya que Bragado es un ejemplo porque «demostró en la práctica que es posible evitar la quiebra y sumar no sólo más trabajadores sino también maquinaria». El resultado es el incremento concreto de las faenas semanales en 1.000 cabezas aproximadamente; también lo es el mejoramiento continuo de las instalaciones y del sistema productivo.

Con el paso del tiempo construyeron una pileta para el tratamiento del agua, adquirieron un equipo de frío para optimizar la capacidad de las cámaras y el estado de la mercadería que se entrega día a día, renovaron gran cantidad de rieles y papelerías de playa y techaron las mangas de corral para acondicionar el acceso principal.

Sobresale dentro de la nómina de acciones la obra referida a la cuarta cámara de frío, que cuenta con una capacidad para 350 redes e insumió una inversión superior a los 700.000 pesos. Estos logros se debieron al empeño puesto por el equipo de trabajo y por diferentes líneas de asistencia económica provenientes del Estado nacional. «Se los ha beneficiado, acá ha estado la compañera Alicia Kirchner y han tenido subisidios importantes, lo han puesto y es verificable en la modernización del frigorífico», responde el Intendente Aldo San Pedro.

Este tema se ha convertido casi en un «»trending topic»» local y se respira en el aire cooperativo y solidario que circula por el pueblo. Quizás por ello el presidente de la Comisiónde Asociados de la FilialBragadodel Banco Credicoop Cooperativo Ltda., Roberto Russo, se encargue de acotar que «lo que uno quisiera es que las cooperativas no terminen en cooperativas que simplemente son ayudadas y trabajen únicamente para el municipio, sino que lo importante es que se puedan desarrollar».

Por debajo del discurso oficial se extiende esta misiva acerca de la cual muchas entidades se aprovechan de su matrícula para ejercer la flexibilización laboral y luego desarmarse. En realidad Bragado ansía como un sueño que «desde el gobierno municipal haya un acompañamiento no sólo a las cooperativas sino a todo lo que es economía social y solidaria», puntualiza Russo.

La sangre los mantiene vivos

Una de las anécdotas más llamativas de la cooperativa está referida a que el antiguo dueño tiraba la sangre de los animales a la pileta y algunos trabajadores le advertían que se estaba envenenando el suelo que pisaban todos en Bragado. La administración cooperativa sostenida por el aporte de los asociados en la toma de decisiones, acordó oportunamente no hacer más daño al medio ambiente y depositarla en un sistema con una batea de acero inoxidable, para que los vecinos la retiren «sin costo», ya que «no importa, no ganamos un peso con la sangre, pero hay cosas que el privado no las hace porque es un gasto y nosotros lo consideramos una inversión», alude Alietti en referencia a esta cuestión que no discurre de forma solapada al interior de la institución.

Ésta y otras historias refuerzan una idea: la sangre los mantiene vivos en el camino diario pero asumen que cuestan mucho más las responsabilidades y las intervenciones de los más jóvenes. Alietti en este punto hace hincapié en que «esto es distinto porque vos sos parte del asunto y tenés que preocuparte. En la medida que todos nos preocupemos más vamos a andar mejor». Se resalta el tirar de la misma soga y la favorable situación económica por la que atraviesan, ya que la cooperativa les «cambió la vida para bien, antes veníamos todos en bicicleta y ahora en auto a laburar», reflexiona Villalba.

Entre lo legal y lo legítimo

El nudo central de la recuperación de la empresa sigue localizado en la relación con Jorge Popovsky y en el conflicto por la posesión de la tierra donde se produce. «En Bragado la tierra era del Estado y, por lo tanto, la mayoría de la deuda que la empresa tenía sobre esa tierra también es con el Estado. Si se quiere, se acomoda todo rápidamente, pero es muy problemático el tema en lo legal», repasa Huidobro.

En una visita realizada a la planta en agosto de 2014, los trabajadores confirmaron a La Taba que el frigorífico es de la Municipalidad de Bragado y que oportunamente se vendió «bajo ciertas condiciones que no se cumplieron nunca». El propósito era acondicionar un frigorífico ciclo dos apto para poder exportar y, para ello, tuvieron que aprobar una ley provincial para efectuar la venta de forma directa y sujetarse a una ordenanza municipal que estipulaba una serie de condiciones a cumplir.

«La realidad es que el ciclo 2 no lo hizo nunca, las 160 personas jamás las tomó y el tema es que después le empezó a andar mal y no se escrituró nunca», ratifica Alietti para explicar la relación que todavía mantienen con Popovsky, poseedor del boleto y del contrato de alquiler con la cooperativa. La situación es grave porque hay quienes aseguran que el titular deLa Niña S.A. le debería alrededor 40 millones de pesos a ARBA y que no tendría libre disponibilidad por los bienes de acuerdo a un concurso inconcluso.

La curiosidad es que cuando los miembros de la cooperativa pidieron las habilitaciones ante SENASA y ONCCA, descubrieron que el titular del dominio es el municipio. «Hoy estamos trabajando para resolver la cuestión. El gobierno de la Unión Cívica Radical no firmó la transferencia pero tampoco se lo sacó y lo dejó funcionando ilegalmente. El día que resuelvan con el dueño, la decisión política es donar las tierras al frigorífico, a la cooperativa y definitivamente terminar con este requisito», promete el intendente San Pedro. Están convencidos que las tierras son municipales y que la legitimidad en el uso es de la cooperativa, que opera todos los días e hizo inversiones muy importantes en este período de gestión.

«He visto unas cuantas cooperativas que se manejan desde afuera», insinúa Villalba, como queriendo ilustrar con palabras un sentimiento de fuerza y valor que asegure la continuidad de esta experiencia cooperativa en Bragado.