unicred

Las cooperativas ofrecen trabajo decente a los refugiados y aportan a la reconstrucción de sus países

(Ansol).- «Han sido bien utilizadas por los refugiados y las comunidades que los reciben en diversas fases de intervención, desde cuando comienzan las dificultades hasta la integración en los países que los acogen. Intervienen al ofrecer asistencia directa a los refugiados y proporcionándoles bienes y servicios de primera necesidad. Las cooperativas pueden ser creadas específicamente por los refugiados o ellos pueden incorporarse a cooperativas existentes en sectores orientados al crecimiento de la economía del país de acogida», examinó la Jefa de la Unidad de Cooperativas de la Organización Internacional del Trabajo, Simel Esim, luego de la Conferencia de investigación sobre las cooperativas y el mundo del trabajo.
Consultada por OIT Noticias tras la actividad que se desarrolló trabajo en Antalya, Turquía del 8 al 10 de noviembre -y que fue organizada por esa entidad y la Alianza Cooperativa Internacional-, Esim refirió al valor añadido de las empresas sociales en el apoyo a los refugiados.
«En una situación de crisis, con frecuencia los gobiernos de los países de acogida están abrumados. Por ello son necesarias soluciones basadas en la comunidad. Fundar una cooperativa no resolverá todos los problemas, pero puede contribuir de manera significativa a ayudar a los refugiados a salir de la pobreza y a encontrar un empleo, y a la vez distribuir equitativamente los recursos. Los campos de refugiados y los servicios que allí se ofrecen pueden ser administrados de manera cooperativa, con la participación de los refugiados como miembros y en la toma de decisiones», expuso.
A modo de ejemplo, Esim refirió a los 200.000 refugiados sirios -del casi millón que vive en Líbano-, que se establecieron en la región de Akkar en el norte del país, duplicando la población de una de las regiones más pobres del Líbano.
«Allí, el sector agrícola constituye una fuente importante de ingresos y emplea a una cuarta parte de los trabajadores. El PNUD y la OIT apoyaron la creación y el desarrollo de la cooperativa Sierras de invernadero, que trata, hace germinar y vende semillas a un precio asequible en la región. La cooperativa beneficia a 200 agricultores libaneses y refugiados sirios», detalló.
Según datos de Acnur, el número de personas refugiadas alcanzó los 13 millones en 2014 pero esa cifra no incluye a los cinco millones de palestinos que han estado refugiados desde hace décadas en el Oriente Medio: actualmente, se estima que tan solo Turquía acoge más de 2,2 millones de refugiados sirios.
País de origen
«En muchos países, como Bosnia, Timor Leste, El Salvador, Guatemala, Líbano, Macedonia, Mozambique, Ruanda, Sri Lanka y Nepal, las cooperativas han desempeñado un papel decisivo en la reconstrucción después del conflicto al crear empleos para las minorías repatriadas y los ex combatientes, reconstruir las empresas y las viviendas, ofrecer a los refugiados y a las personas desplazadas acceso a los mercados, facilitar la reconciliación y la consolidación de la paz», indicó sobre el rol de las empresas sociales para recuperar el país de origen de los refugiados y migrantes.
*Crédito imagen: Evan Schneider / UN 2015