unicred

“La policía solo dispara en favor del patrón”

(Ansol).- Los operarios de la neuquina de Maderas al Mundo (MAM) sufrieron una represión por parte de la policía provincial, que acabó con el fin de la ocupación de cuatro meses por los trabajadores en resguardo de la maquinaria, que comenzó como resultado de la decisión del dueño de iniciar suspensiones y despidos de sus 98 empleados, pese a que se encontraba operando al 95 por ciento de su capacidad.

“Esto comenzó cuando nos cerraron las puertas, desde hace cuatro meses estamos en una toma pacífica, una ocupación, en resguardo de la maquinaria, la materia prima, o sea, de nuestra fuente de trabajo”, dijo a Ansol, Franco Vergara, uno de los delegados procesados.

El saldo de la represión policial terminó con cinco detenidos y con el diputado provincial por el Frente de Izquierda, Raúl Godoy, con fractura de peroné tras recibir un balazo de goma a corta distancia, cuando éste se disponía a retirar a una obrera que estaba siendo empujada por los efectivos.

“La policía tiene un odio a su exhermano de clase. Le chupa las medias al que tiene traje y corbata, pero si te ve con ropa de laburo, se olvida de su procedencia. Solo dispara en favor del patrón. Si a mí me hubiera pegado en una arteria, estaríamos hablando de otra historia”, alertó Godoy, y concluyó a Autogestión para otra Economía: “Fue directamente a lastimarme”.

Obreros judicializados

El juez Cristina Piana decidió imputar por el delito de usurpación a los delegados Maderas al Mundo, Franco Vergara y Andrés Mayorga, quienes podrían enfrentar un juicio en los próximos meses, luego que dieran lugar al pedido de la empresa, tras la ocupación que mantienen los obreros desde el 3 de julio, tras el cierre de la fábrica, seguidos de 43 despidos y 51 suspensiones.

Uno de los puntos más importantes del conflicto es que la empresa había presentado un preventivo de crisis a la Subsecretaría de Trabajo provincial, que fue rechazada dado que no se justificaba la necesidad de acabar con la producción ni con las cesantías y suspensiones, pero la patronal continuó con sus acciones sin que ello tuviera las sanciones correspondientes por parte del estado neuquino.