«Debemos trabajar la temática en cada cooperativa de base aportando a la transformación social»

"Debemos trabajar la temática en cada cooperativa de base aportando a la transformación social"

(Ansol).- Ayer concluyó el 32do Encuentro Nacional de Mujeres en Resistencia, Chaco, con la presencia de 60 mil participantes, en un evento que convocó a distintos sectores y organizaciones para mantener la agenda de discusión acerca de la igualdad de género y la violencia machista en el país.

En el documento de apertura se hizo hincapié en el crecimiento cuantitativo y cualitativo del Encuentro a lo largo de los años, en la extrema vulnerabilidad de las mujeres pobres en la provincia anfitriona, especialmente de aquellas que son campesinas e indígenas, en un territorio donde al cabo de este año desaparecieron 22 mujeres y se cometieron cinco femicidios, además de rechazar las políticas públicas que, pese a que públicamente dicen apoyar los reclamos del Ni una menos, ni el presupuesto ni los programas son acordes para frenar la violencia machista ni para acortar la brecha socioeconómica entre el hombre y la mujer, entre otros.

“Después de 19 años, y por segunda vez, nos encontramos en Resistencia, Chaco, para hermanarnos. En 1998, fuimos diez mil mujeres, hoy somos setenta mil las que nos reunimos en este encuentro único en el mundo. Nos autoconvocamos convencidas de que a partir de estos encuentros nace la construcción colectiva que nos da la fuerza para luchar contra el sistema explotador, patriarcal y opresor”, destaca el comunicado.

En ese sentido, la economía social también estuvo presente en los talleres y debates del encuentro, como alternativa a la organización de la producción vigente, y como actos importante en la construcción de nuevas relaciones al interior de los espacios de trabajo y la sociedad.

“Los desafíos como mujeres de la economía social, solidaria y popular son enormes y la situación actual de muchas es crítica, pero a su vez el potencial y formato de organización de redes de contención, es el mejor para conseguir igualdad, dignificar nuestras vidas y, a la vez, es una opción y oportunidad para muchas otras. Educación y cooperación son claves para erradicar las desigualdades”, dijo a Ansol Marta Gaitán, miembro del Comité por la Equidad de Género de la Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar).

Gaitán fue una de las colaboradoras de una las comisiones del taller número 44, Mujeres y organizaciones productivas, cooperativas y economía popular, donde pudieron aunar reflexiones y debates de distintas experiencias del sector.

“La economía social va a la par de los debates y busca las maneras de achicar las brechas pero aún no se logra la representatividad en las conducciones. Hay una coincidencia en esto con las mujeres sindicalizadas que participan siempre. El eje violencia está presente en cada momento del ENM y el sector tuvo una propuesta preventiva que  comenté con el Pacto Cooperativo por la no violencia, lanzado el mes pasado por el comité de equidad de género de cooperar, a través de una campaña para firmar un compromiso, que desde lo simbólico y concreto, propone trabajar la temática en cada cooperativa de base aportando a la transformación social”, destacó Marta Gaitán a este medio.

Comunicación alternativa y género

Por su parte, Elena Vásquez, miembro de la Red Colmena y de la cooperativa Mil volando y Socol, también formó parte del contingente cooperativo que participó del Encuentro Nacional de Mujeres, y destacó el papel que tuvieron los medios comunitarios durante los tres días del evento.

“Desde la Red hicimos un registro audiovisual. Los medios de comunicación alternativos fueron cruciales en este momento, que se pueda dar voz a toda la problemática que no sale en los medios y a todo lo que pasó después del Encuentro, la represión que hubo por parte de la derecha, los ultracatólicos que le pegaron a las últimas compañeras que quedaban en la plaza. Lo peor es que del Encuentro sólo se termina difundiendo lo violenta que somos las mujeres, o que prendieron fuego la Catedral, y no lo que hay de fondo de lo que es el Encuentro en sí”, afirmó a esta agencia.

Cabe señalar que ayer, cuando se realizaba la vuelta del enorme contingente de participantes, grupos de hombres y mujeres atacaron a quienes aún permanecían en las inmediaciones, con heridas de diferente gravedad, y se denunció que la policía local liberó la zona para que las bandas agresoras pudieran actuar con impunidad.

Pese a la violencia ejercida por estas bandas “autoconvocadas”, el balance realizado por Vásquez sobre las jornadas fue positivo, y recalcó el progreso organizativo y militante del sector: “Somos cada vez más fuertes, más  empoderadas y, la comunicación alternativa debe ser un canal que muestre el alcance que estamos teniendo las mujeres en los diferentes roles sociales y de poder, es fundamental. La mujer siempre ha ocupado un papel importante a nivel de organizaciones barriales, de lucha en los barrios. Antes no se veía esto; ahora se ha visibilizado”.