Incluyen a la economía solidaria en la mejora de la telefonía móvil

(Ansol).- Encargada, entre otras acciones, de la regulación del espectro radioeléctrico de telefonía celular, buscará con esta nueva reglamentación, garantizar la prestación de los servicios por parte de los pequeños y medianos actores de las comunicaciones.

«Este reglamento le va a dar una participación a las cooperativas en el mercado móvil», manifestó a Ansol, Osvaldo Petrilli, gerente general de Federación de Cooperativas de Telecomunicaciones (Fecotel), «si bien es una operación a través de redes de terceros, es una posibilidad para que muchas puedan prestar este servicio», opinó.

El nuevo reglamento establece que los Operadores Móviles de Red (OMR) deberán presentar anualmente una oferta de referencia a todos aquellos actores interesados en prestar servicio, estableciendo condiciones económicas y técnicas razonables y no discriminatorias, poniendo a disposición hasta un 5 por ciento de su capacidad de la red para quienes quieran participar manteniendo la misma calidad de servicio que brindan a sus propios usuarios.

Por su parte, el gerente de Fecotel señaló la necesidad de que el Estado reserve una parte del espectro «para tener nuestra propia frecuencia y poder desplegar nuestra red, aunque sea en nuestras localidades, y tener nuestro propio servicio».

«Son condiciones clave para las comunicaciones de acá al futuro», declaró Petrilli, y agregó que «es la voluntad del Estado el tener redes propias, participar del mercado mayorista y coordinar junto con las cooperativas y los demás operadores pequeños la distribución de esa operación mayorista en la última línea donde estamos situados».

Arsat-1 y las cooperativas

El referente cooperativo destacó el rol del nuevo satélite argentino y subrayó que «hay muchas cooperativas cuya única forma que tienen de acceder a internet es a través de internet satelital, entonces se van a ver muy beneficiadas a través del satélite que está puesto en órbita», manifestó.

Además, relacionó la importancia de Arsat-1 sumado al proyecto Argentina Conectada «que es una fibra óptica a todo el país en la cual las cooperativas de telecomunicaciones estamos muy interesadas porque vamos a tener un proveedor mayorista que va a ser el Estado, a un precio más beneficioso del que le estamos comprando a Telefónica y a Telecom en la actualidad», concluyó Petrilli.