unicred

Hoy habrá un nuevo preencuentro de cooperativas sociales

(Ansol).- Hoy se realizará un preencuentro de las cooperativas sociales a las 17 horas, luego de las que se llevaron a cabo en Provincia de Buenos Aires y Chubut, en la sede porteña de la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT), en Humberto 1° 1865, con la participación de distintos referentes del sector, como Rodolfo Pastore, director de Construyendo Redes Emprendedoras en Economía Social de la Universidad Nacional de Quilmes, Gustavo Sosa, presidente de la Comisión de Derecho Cooperativo, Mutual y de la Economía Social Solidaria de la Asociación de Abogados de Buenos Aires, Mariana Pacheco, miembro de la cooperativa La Huella y José Sancha, secretario de la CNCT.

Estas jornadas son preparativas al I Encuentro Latinoamericano de Cooperación Social y Economía Solidaria y el II Encuentro Nacional de Empresas Sociales en Salud Mental, y buscan lograr la mayor unidad de un sector que tiene una importante presencia en el país como espacios de inclusión para personas en situaciones de vulnerabilidad y exclusión, aún no están reglamentadas.

“En Argentina no están reconocidas estas experiencias, como en algunos países de Europa. Estos preencuentros son para ver y forzar la manera de que haya una legislación para proteger este tipo de cooperativas, y que aquellos que trabajan en estos espacios puedan insertarse en el marco laboral formal. Nosotros, que venimos de cooperativas de cartoneros, contamos con compañeros excluidos, ajenos al trabajo formal y sin preparación para poder conseguir un trabajo en blanco por fuera de las empresas sociales”, dijo a Ansol Luis Ceferino Coria, presidente de la Red de Recicladores y Cartoneros, y miembro de la Comisión de Cooperativas Sociales de la CNCT.

Los preencuentros son los primeros pasos en la discusión de estas problemáticas comunes en pos de ir armando una identidad común, pese a los distintos abordajes que tienen las empresas sociales, unas destinadas a salud mental, otras a cuidados, talleres protegidos, otras a personas en situación de encierro.

“Nosotros viajamos a Italia, y estuvimos en Turín con una cooperativa social de cartoneros, llamada Arcoiris, que la conforman más que nada inmigrantes o ex convictos, cuenta con 300 asociados y es una empresa social subvencionada por el gobierno local. Vemos con alegría como tratan en Italia a las cooperativas sociales, que no las dejan solas, y apoyan a cada cooperativista. Con esta experiencia estamos muy emparentados porque es lo que pretendemos que se haga en Argentina”, señaló Coria a este medio, y concluyó: ““Reglamentar al sector depende de la voluntad política de los gobiernos provinciales y nacional. Será larga la pelea, pero el triunfo está cerca”.