«Fue un coletazo tardío del 2001»

(Ansol).- «Cromañón es un montón de cosas que tienen que ver con la corrupción, con el abandono de los jóvenes, con las fuerzas de seguridad que no cumplen el rol que deben cumplir», agregó.

Pablo Blanco, padre de Lautaro, una de las 194 víctimas del incendio en el boliche porteño República Cromañón, dialogó con Punto de Partida (Radio Gráfica FM 89.3) sobre el mural que familiares, amigos y sobrevivientes realizaron al frente la secundaria del Normal N°5, en el barrio de Barracas, junto a la Cooperativa Qué Vaina.

«En el 2005 se había hecho un mural con la familia de Esteban Lucas, pero como esa pared se vino abajo, se perdió.Entonces tuvimos la idea de volver a hacer otro. Uno que tuviera una referencia a los chicos que estuvieron esa noche. Se quería representar lo triste, pero también la posibilidad de seguirviviendo y de seguir luchando», detalló.

El padre de Lautaro, que tenía 13 años cuando falleció y cursaba en la Normal 5, destacó que «Cromañón es un coletazo tardío del 2001, con una paradoja, que se da en el marco de un gobierno que se decía progresista que para nosotros nunca lo fue», en referencia al entonces jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires Aníbal Ibarra.

Sin sentencia firme

El abogado Patricio Poplaski, representante de familiares de víctimas de Cromañon, explicó que en la causa por el incendio del boliche de Once «hay casi 30 imputados».

«Pasaron 10 años de Cromañón. Nadie pensaba que en 10 años no iba a haber una sentencia firme. Los padres todavía no pueden hacer el duelo porque los imputados no tienen condena firme», afirmó en declaraciones a Radio Provincia.