unicred

Frigoríficos cooperativos reclaman por el cese de medidas disciminatorias

(Ansol).- Desde febrero de este año comenzaron a haber nuevas políticas orientadas a la producción y comercialización de carne, luego de la presentación de un informe titulado Cambio de Paradigma, donde la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes de la Argentina (Ciccra) y la Cámara Argentina de la Industria Frigorífica (Cadif), exigían nuevas normativas tendientes a dejar de lado a pequeños y medianos frigoríficos, con especial énfasis en el sector cooperativo.

Dentro de los puntos que la Subsecretaria de Control Comercial Agropecuario tomó de lo presentado por las entidades patronales, están: que las cooperativas no podrán ser consideradas propietarias de un establecimiento faenador y que deberán consignar 3 millones de pesos a un Fondo de Garantía, y se les niega a las empresas sociales operar como matarifes abastecedores y consignatarios directos, lo que impediría el desarrollo de un conjunto de actividades rentables, pero también la necesidad de un mayor gasto para llevar adelante sus tareas.

“Ellos te plantean de manera informal que tenemos que reconvertirnos en sociedad anónima, y la resolución que están realizando desde la Subsecretaría va en ese sentido. Incluso plantean que nosotros llevamos a cabo una práctica desleal aduciendo que detrás de cada cooperativa está encubierto un dueño. Para ellos los grandes problemas los generan las recuperadas”, dijo a Ansol Marcelo Yaquet, referente cooperativista del sector cárnico, y destacó: “También arremeten contra los medianos y pequeños frigoríficos. La intención de estas cámaras es conformar una liga y dejarnos afuera”.

El requerimiento de los 3 millones de pesos y la exclusión de ciertas figuras serían los mecanismos de expulsión del cooperativismo del sector frigorífico, y dejaría la puerta abierta a una mayor centralización del mercado.

Por último Marcelo Yaquet señaló que las recuperadas se encuentran en un momento crítico debido a la caída del consumo interno y lamentó que se encuentre atomizado como actor político, lo que le impide, hasta el momento llevar adelante medidas comunes para garantizar su existencia e igualdad de condiciones con el sector privado.