“Está en juego el desarrollo económico, cooperativo y mutual de la provincia”

“Está en juego el desarrollo económico, cooperativo y mutual de la provincia”

(Ansol).- El gobernador de Santa Fe Miguel Lifschitz se reunió con directivos de la Confederación Argentina de Mutualidades (CAM) durante el Consejo Provincial de Asociativismo y Economía Social para analizar acciones a implementar en defensa del movimiento cooperativo y mutual, ante el proyecto del gobierno nacional de gravarlo con el impuesto a las Ganancias.

“Esta provincia nació con el mutualismo y con el cooperativismo, que son parte de su historia y de su esencia. No podemos imaginar a Santa Fe sin el movimiento cooperativo y mutual. Y esto no se debe solamente a una historia romántica de lucha de la organización de pequeños productores y de trabajadores para defender sus intereses, sino que es parte del futuro”, afirmó el gobernador santafesino, y agregó: “está en juego el desarrollo económico, cooperativo y mutual de la provincia”.

El presidente de la CAM, Alejandro Russo, explicó lo irracional de este gravamen aplicado a empresas sin fines de lucro y agregó: “Es verdaderamente un tema que impacta de lleno en naturaleza jurídica de estas organizaciones”.

Además, destacó el “impacto social” que generaría la iniciativa del gobierno nacional brindando datos de lo que aporta este sector a la comunidad.

Participaron también representantes de la Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar); la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro); las Federaciones de Cooperativas y de Mutuales integrantes del Consejo Provincial de Asociativismo y Economía Social de la Provincia de Santa Fe.

El documento El cooperativismo, el mutualismo y el gobierno santafesino al país, elaborado conjuntamente con el gobierno provincial, detallaron que las primeras experiencias del sector, comenzadas a constituirse en Argentina en el siglo XIX, y tras contribuir generosamente al desarrollo equitativo de las provincias y el país, «aportan hoy una porción considerable del desarrollo económico, social y cultural argentino, actuando en un sinnúmero de casos como colaborador o complemento de las obligaciones que le competen al Estado, sin tener por ello privilegios de ninguna naturaleza».

«La Cooperativa no persigue distribuir ganancias sino prestar servicios a los asociados: nadie lucra consigo mismo», sentenció.

Agregó que, en caso de disolución, el sobrante patrimonial de una Cooperativa se destina al Estado, con lo que las reservas irrepartibles no pueden ser distribuidas entre los asociados ni siquiera disolviendo la entidad.

No olvidó el caso caso de las entidades de ahorro y crédito, únicas empresas capaces de captar el ahorro popular y redistribuirlo a los vecinos de las localidades donde aquel se produce, para aplicarlos a diversas actividades e inversiones que hacen directamente a sus posibilidades de desarrollo y calidad de vida.

En el territorio santafesino, el 62 por ciento de las poblaciones tienen como mínimo una cooperativa, y el 41 por ciento, una mutual.