unicred

“El salario social no debería estar por debajo de la indigencia”

(Ansol).- “Después de las reuniones en los territorios, las unidades productivas y el consejo directivo, hablaremos con la CGT y las CTA para unificar un planteo que tenga en cuenta el Salario Mínimo, Vital y Móvil y el Salario Social Complementario. Consideramos que la canasta básica está muy por encima de los 10 mil pesos en que cerró el Salario Mínimo para el año que viene y que el segundo no debería estar por debajo del nivel de indigencia”, comentó a Ansol el secretario General de la Confederación Ctep, Esteban Castro.

Más de 100.000 trabajadores y trabajadoras de la economía popular marcharon ayer al Ministerio de Trabajo durante la reunión del Consejo del Salario, para exigir el ingreso del sector y así poder discutir el Salario Social Complementario, junto al resto de los gremios, que peleaban por un  Mínimo, Vital y Móvil (Smvm) de 15 mil pesos.

Esa cifra se sostiene en la Canasta Básica Total que mide el Indec y determina la línea de pobreza para una familia tipo que, en marzo último, se ubicó en 14.090,52 pesos.

Puesto que en la actualidad el Smvm se ubica en los 8064 pesos, sería necesario un incremento del 86 por ciento.

La Ctep, junto con el Movimiento Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa reclaman que el salario social, fijado en el 50 por ciento del Smvm, se ubique por encima de la línea de indigencia, hoy en 5798 pesos.

“Ya no estamos discutiendo planes sociales ni bolsones de comida, estamos discutiendo el salario de los trabajadores y trabajadoras de la economía popular. Vamos a salir a la calle hasta que nos dejen discutir un ingreso digno para nuestro sector porque es nuestro derecho”, agregó un comunicado de la Confederación.

Salario Mínimo

El poder de compra de un salario mínimo se redujo un 27 por ciento desde diciembre de 2015, según un estudio realizado por el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda que realiza un análisis comparativo con el mismo tipo de ingreso y su poder adquisitivo entre distintos países de la región.

El SMVM de la Argentina pasó de 6.095 productos a 4.455 en el período lo que implica una reducción del 26,9 por ciento. Curiosamente, en este análisis, todos los países menos Bolivia retroceden en su capacidad de compra de bienes de la canasta lo que indica un incremento particular de los precios de los alimentos básicos en la región por encima del registro de inflación general.