unicred

El peronismo construye un nuevo horizonte de unidad

(Ansol).- El Movimiento Evita y el gobierno puntano continuarán la perspectiva de unificación del peronismo y de otros sectores de izquierda y del radicalismo en vistas a la confluencia electoral para enfrentar al «neogerencialismo», según denominaron al gobierno nacional, y realizarán un acto hoy a las 18.30 en la Sala Hugo del Carril (Catamarca 5700).
Las relaciones tuvieron otro hito en La Rioja, cuando, junto con la senadora riojana Teresita Luna, coincidieron en que la oposición debe apoyar todas las luchas reivindicativas del pueblo trabajador, elaborar un programa que surja del debate y construir la unidad electoral para ganar las legislativas de este año y que el peronismo recupere el poder en 2019.
Desde este espacio esperan que el movimiento de trabajadores, con la CGT y la Confederación Ctep como dinamizadores, puedan articular un campo que sea alternativa al «neogerencialismo», sobre el cual concuerdan en que se derrumbaría si el peronismo se unifica.
Empresas recuperadas y agricultura familiar
La razón que los convoca tiene que ver con la recuperación de empresas y la agricultura familiar, tema en el que el dirigente del Evita, Emilio Pérsico, tiene amplia experiencia ya que fue secretario de este área del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca.
Precisamente, esa Secretaría fue disuelta recientemente tras denuncias de que estaba efectivamente vaciada.
Alberto Rodríguez Saá, gobernador puntano, propuso en ese sentido una reforma agraria en la que se entregan hectáreas en la zona del corredor bioceánico a familias para tengan producción frutihortícola, además de facilitarles agua para riego, semillas y un kit de herramientas durante cien días.
Para el puntano, este modelo es replicable en todo el interior y es, además, necesario porque estima que cada vez que productores salgan de la cartelización, se podrá consumir un poco más barato
La etapa posterior de esta reforma propone que las familias trabajen la tierra durante dos años de forma ininterrumpida y que, a partir de ese momento, la tierra pase a ser de su propiedad, sin posibilidad de venderla.
El otro eje propuesto es el de las empresas recuperadas por los trabajadores, donde Rodríguez Saá ya había propuesto en marzo a empleados cuyas fábricas cerraran: «Les sugiero a los compañeros que hablen con el resto y si están en condiciones de trabajar y tienen todo en orden para que la fábrica arranque, la Provincia, de acuerdo a la Ley de Promoción Industrial, haría la expropiación y se la entregaríamos a ustedes”.