El desafío de disputar la soberanía tecnológia

El desafío de disputar la soberanía tecnológia

* Por Leandro Monk

En este Día Internacional de Internet cabe hacer un balance del escenario tecnológico en el que vivimos. Las primeras intenciones de internet, de pensar con protocolos descentralizados, bien distribuidos, de interconectar redes; ese proyecto donde todos fuésemos actores interactuando de manera descentralizada, lamentablemente no está saliendo.

¿Por qué? Porque el capitalismo metió la cola y la concentración de recursos hizo que las grandes empresas dominaran el mundo de internet. Hoy, tres empresas acaparan -al menos en Argentina y depende cada parte del mundo- el 75% del tráfico: Google, Meta (incluye WhatsApp, Instagram y Facebook) y Netflix. Los niveles de concentración son tan altos que no pueden entrar nuevos jugadores y se imponen lógicas reñidas con los Derechos Humanos y con la privacidad. La situación es crítica; es mala.

Tenemos que volver al espíritu original de los hackers de fines de los 70 o de los 80, que pensaban una internet en la que todos los actores tuviesen la misma prioridad, recursos similares, presencias parecidas y protocolos descentralizados. Hoy, todo gira en torno a pocas empresas y eso significa una gran renuncia, en términos de soberanía tecnológica, en términos de Derechos Humanos, de resguardo de datos personales y de privacidad.

Toda nuestra vida está siendo monitoreada y sin ningún tipo de control. La multiterritorialidad de estos servicios y nuevas necesidades de regulación internacional de estas plataformas generan una serie de desafíos importantes para los Estados. Estas empresas monopólicas hacen uso de esa posición dominante y tienen todas las políticas de retención de usuarios y de trackeo de usuarios que no son para nada las recomendables. Por eso, debemos plantearnos seriamente cómo disputar la soberanía tecnológica.

*Síndico de la Federación Argentina de Cooperativas de Trabajo de Tecnología, Innovación y Conocimiento (FACTTIC)