unicred

Economía social y solidaria en Europa: se firmó el Manifiesto de San Sebastián

En País Vasco, España, las principales instituciones y estados europeos se comprometieron a hacer crecer el modelo productivo que incluye a más de 13,6 millones de personas.

24 de noviembre de 2023, CABA (Ansol) – El 14 de noviembre representantes de instituciones europeas como Social Economy Europe, el Comité Social y Económico, el Comité de las Regiones y 19 países de la Unión Europea firmaron el Manifiesto de San Sebastián sobre la Economía Social, que busca reforzar las políticas que impulsen este sector productivo que “genera empleo de calidad y redunda en un mayor beneficio social”. 

La firma de esta declaración ha tenido lugar en la ciudad española de San Sebastián durante el acto de clausura de la Conferencia Europea de la Economía Social, organizada por el Ministerio de Trabajo español dentro del programa de la Presidencia Española de la Unión Europea.

Esta cita, celebrada en el Palacio Kursaal, ha reunido durante dos días a medio millar de expertos, entre ellos ministros y secretarios de Estado europeos y representantes de organizaciones internacionales y entidades del sector.

Economía social y solidaria en Europa: se firmó el Manifiesto de San Sebastián

Todos ellos han analizado medidas y propuestas para seguir ahondando en la implantación de un modelo productivo que emplea en Europa a más de 13,6 millones de personas, lo que representa un 6,3 % de la población activa.

El Comisionado Especial de la Economía Social en España, Víctor Meseguer, ha asegurado tras firmar el manifiesto que “la economía social brinda la oportunidad de crear trabajo decente, genera cohesión territorial y social, además de propiciar la igualdad y la redistribución de los beneficios”, razones por las, a su juicio, debe ser “tomada en mayor consideración en todas las políticas europeas”.

Según Meseguer, una de las claves para ese fin es «aplicar el Plan de Acción Europeo de la Economía Social, tal y como contempla el Manifiesto«, en el que se insta a que los países de la UE, las instituciones europeas y las entidades representantes del sector fomenten el intercambio de experiencias y buenas prácticas, así como la cooperación.

Este tejido productivo, que abarca todos los ámbitos, está conformado por cooperativas, mutuas, asociaciones, fundaciones, empresas sociales y otras estructuras jurídicas que priman los beneficios sociales y medioambientales. Es un paso más hacia el reconocimiento de la economía social y solidaria al nivel europeo.