unicred

Denis Bochert: «Las cooperativas decidieron que hay que defender el funcionamiento del INYM»

El consejero de la Cooperativa Agrícola Mixta de Monte Carlo Ltda. y Director por el sector cooperativo del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), comparte la visión del sector frente al contexto de liberalización del mercado yerbatero.

5 de febrero de 2024, Misiones (Ansol). -Denis Bochert ingeniero agrónomo, además de productor yerbatero y cooperativista. Representa en el directorio del INYM al cooperativismo y estuvo en la visita que realizaron los distintos productores y miembros del Instituto al Congreso de la Nación, para compartir a los legisladores su preocupación.

En conversación exclusiva con ANSOL, Bochert detalló las particularidades del mercado de la yerba mate y cómo su aplicación afecta y las consecuencias de la aplicación del DNU que está en vigencia.

-¿Cómo afecta la vigencia del DNU a los productores en general y a los cooperativos que representa el INYM?

-En primera instancia, no tenemos una postura oficial desde el Instituto, porque el INYM representa a todos los sectores productivos y cada sector a su vez, tiene su postura según sus características particulares. De todas maneras, se decidió esperar a la reglamentación del mismo en ambas cámaras del Congreso. Y desde ese lugar, nos acercamos a fines de Enero a conversar nuestra realidad con los legisladores.

Mientras tanto, distintas asociaciones de productores presentamos un recurso de amparo en la justicia, hasta que el Congreso dictamine en ambas cámaras la reglamentación que corresponde. Por esto mismo, también nos acercamos al Congreso durante el pasado mes de Enero.

En mi caso, como representante del sector cooperativo, convocamos una reunión en la que pedimos a nuestras bases que se expresen al respecto de los cambios en firme que hacen al funcionamiento del INYM a partir del DNU. Por mayoría, las cooperativas decidieron que hay que defender el funcionamiento del INYM como lo es hasta la aplicación del decreto, tanto en lo que corresponde a la fijación de un precio mínimo, a la promoción y fundamentalmente en la capacidad de llevar adelante los registros, dado que no solo hacen a la trazabilidad, sino que también son la base de lo que es el convenio de corresponsabilidad gremial. Porque hace a la forma en la que se cobran los aportes y contribuciones de los trabajadores yerbateros.

-¿Cuál es la relación que existe entre el registro y el convenio de corresponsabilidad gremial?

-Cada kilo de yerba que se produce paga, sí o sí a través de este convenio sus aportes y fue el motor de una importante regularización del trabajo agrario. Si bien es cierto que todavía existen trabajadores informales en el sector yerbatero, el registro concretamente ha promovido la formalización del trabajo permanentemente desde su aplicación. Constituye un incentivo a trabajar en la formalidad, porque todos los aportes y contribuciones ya están hechos.

-Las cooperativas yerbateras están compuestas mayoritariamente por pequeños productores asociados. ¿Qué impacto tendría la aplicación del DNU en el corto y largo plazo para ellos?

-Creo que el principal impacto que se va a notar rápidamente es el la nueva dinámica de precios. Hay que tener en cuenta que la yerba mate es un producto dentro de un mercado de competencia imperfecta. Es decir que hay muchísimos pequeños productores que venden su producción a una cantidad reducida a un secadero que a su vez le venden a una cantidad mucho menor de molinos. Este tipo de cadena de valor concentra todo el poder en los molinos por ser la parte superior de la cadena, lo que hace que, por un lado los productores no tengan ninguna posibilidad de influir en el valor que realmente se les termina pagando. Por eso es que sin una regulación de precio se va a producir una baja desproporcionada del precio, quizás no en términos nominales por una cuestión inflacionaria, pero si en términos reales, sin considerar el valor del producto terminado en manos del consumidor.

La yerba mate, al ser un producto con demanda inelástica con respecto al precio, tampoco se desarrolla dentro de la teoría económica tradicional en el sentido que el aumente el consumo por bajar el precio. Nadie toma más mate si el precio baja. Es un producto de primera necesidad o más bien de costumbre, como sucede por ejemplo con los medicamentos. Quizás en vez de tomar dos por día, tomes uno, pero vas a seguir tomando. Es muy poco probable que comiences a tomar más mate porque este más barato.

Esa es otra característica especial del producto que hace que se necesite una fijación de precios, porque en condiciones donde hay una sobreoferta y el precio de la materia prima baja, esa baja de precio no vuelve a ser traccionada por un aumento de la demanda, porque la demanda de mate es constante.

Con respecto al largo plazo, creo que si se desregula el precio se va a volver a una situación similar a la que atravesamos en la década del noventa, donde se fueron bajando los precios del productor y se terminó pagando “nada”, no pudiendo ser más rentable la producción de yerba mate.

Denis Bochert: «Las cooperativas decidieron que hay que defender el funcionamiento del INYM»

-En lo que refiere a la visita al Congreso de la Nación ¿Cuál fue la reacción de los legisladores frente a los planteos de los distintos productores?

-Todos los bloques mayoritarios del Congreso ante los que nos presentamos nos recibieron con mucha atención, y eso es lo más importante. El bloque de “Unión por la Patria”, el bloque del “Pro”, la “UCR” y “Hacemos Coalición Federal” y el “Frente de Izquierda”.

Los que estaban expresamente en oposición de la aplicación del DNU y la Ley Ómnibus apoyaron nuestros planteos. Los otros bloques tenían por ahí diferencias puntuales en diferentes grados. Pero mostramos detalladamente el funcionamiento actual del INYM y hay que destacar que por suerte pudimos expresar nuestra preocupación y compartir con todos nuestra posición. La mayor parte entendió el por qué estamos defendiendo el INYM de la desregulación.