Declaración de la Comisión Economías Regionales de COOPERAR sobre trabajo infantil

«Desde la Comisión de Economías Regionales de Cooperar, integrada por Federaciones de cooperativas productoras de alimentos, que representa a más de 400 cooperativas agropecuarias, rechazamos enfáticamente las declaraciones del Senador; como representantes de un sector compuesto principalmente por pequeños y medianos productores y agricultores familiares, defendemos el derecho de los niños y niñas a finalizar sus estudios secundarios.

De ninguna manera esta declaración pretende desconocer la problemática de muchas familias que tienen a sus hijos trabajando al servicio de un sector patronal fervientemente explotador. Sin embargo, jamás dejaremos de pelear por sus derechos y nunca aceptaremos la institucionalización de estas prácticas.

La distancia entre los centros educativos y los hogares rurales, nunca puede ser un argumento válido para que los jóvenes no accedan al derecho pleno a la educación. Menos aún, en nombre de las deficiencias del sistema educativo, promover la deserción escolar y generando casi un estímulo al trabajo infantil.

Somos conscientes de que los sectores dominantes del campo argentino no ven a los hijos de los campesinos pobres como sujetos de derecho, sino como sujetos de obligaciones: su obligación es trabajar. Por eso, cuando De Ángeli se refiere a los programas sociales, lo hace con un asombroso desconocimiento. Al respecto, es necesario aclarar que los trabajadores de contrato temporal que sean registrados por sus patrones, no pierden los beneficios de los planes sociales. Tan impregnada está en la cultura de los patrones rurales «negrear» a los peones, que desconocen las nociones centrales de esta temática.

Ya en abril del año 2014 el Senador De Ángeli había realizado declaraciones que intentaban favorecer las condiciones para fomentar el trabajo rural infantil. En ese sentido, queremos recordarle a De Ángeli que el Artículo 19 de la Ley de Trabajo Agrario expresa que «En ningún caso podrán formar parte de los equipos, o las cuadrillas que se conformen, personas menores de dieciséis (16) años».

Además, el Artículo 32 de la Convención de los Derechos del Niño dice que «Los Estados Partes reconocen el derecho del niño a estar protegido contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que puedaser peligroso o entorpecer su educación, o que sea nocivo para su salud o para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social».

Teniendo en cuenta estos argumentos, condenamos cualquier propuesta que busque volver atrás en relación a los derechos conquistados en estos últimos años. En este sentido, podemos mencionar a la creación del RENATEA, a la sanción de la Ley del Trabajador Agrario, al Estatuto del Peón Rural, al Plan Nacional para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil y la Protección del Trabajo Adolescente, y a la Ley de Educación Nacional, entre otros logros.

Por estos motivos legales, pero sobre todo por motivos éticos, desde la Comisión de Economías Regionales de Cooperar rechazamos fervientemente el trabajo infantil en cualquiera de sus formas, no encontrando justificación valedera ni argumentación coyuntural para su validación. En todo caso, exigimos y luchamos por una mayor y mejor oferta educativa en el ámbito rural, por la creación de establecimientos rurales de cuidado de niños y niñas, para que las familias que son parte de cuadrillas de trabajo tengan en donde dejar a sus hijos en los momentos de trabajo intensivo.

Confederación Cooperativa de la República Argentina (COOPERAR)»