unicred

De aplicaciones de delivery al cooperativismo: mujeres y disidencias organizadas

Tras recibir rechazo, maltrato y falta de derechos laborales en aplicaciones de delivery, mujeres y personas LGBTIQ+ de Sao Paulo crearon la cooperativa de reparto en bicicleta Señoritas Courier.

29 de marzo de 2023, CABA (Ansol) – Frente al modelo de trabajo precarizado que ofrecen las aplicaciones de delivery, los trabajadores sudamericanos se comenzaron a organizar autónomamente: Señoritas Courier es una cooperativa de mujeres y personas del colectivo LGBTIQ+ que realizan entregas en bicicleta en la ciudad brasilera de Sao Paulo.

“Soy Joaquín, tengo 23 años y soy un hombre trans. Cuando comenzó la pandemia empecé a hacer entregas en la bicicleta. Hice entregas para IFood, Uber, mi registro en Rappi fue negado. Soy una persona trans sin certificado, el sistema de Rappi no entendió eso y solo me dijo ‘usted no sirve para nosotros’”, relató uno de los repartidores de la cooperativa en el mini documental producido por el Observatorio de Cooperativismo de Plataforma.

El colectivo está conformado por 9 personas fijas, con una que concentra todas las funciones administrativas, financieras, digitales, y las demás se dedican al servicio de entregas. Aline Os, fundadora de Señoritas Courier, expresó: “El modelo cooperativista viene precisamente a fortalecer a la persona que hace la entrega como administradora del negocio, y no que tengamos una persona dueña del mismo, como se ve en los modelos de las empresas en general”.

Según la fundadora de la cooperativa, la idea es que “las personas sientan que son dueñas de este negocio y que las soluciones sean propuestas por ellas, que tiene habilidades y capacidades muy diversas pero que comprenden lo importante que es estar fuera del sistema precarizado de plataformas y otros tipos de trabajo que la gente tiene hoy en día, perdiendo derechos laborales y demás”.

Las aplicaciones de delivery: prejuicios y falta de derechos

Aline Os también es profesora universitaria, y comenzó a hacer repartos para pagar sus estudios de posgrado: “Señoritas nace de varios cuestionamientos mientras comenzaba a hacer entregas de bicicleta. De pensar ¿cuántas veces voy a necesitar probar a la gente que soy capaz de hacer una entrega, de recorrer una determinada distancia o de transportar un determinado producto?”, recordó en comunicación con Pikara Magazine.

Lo que más me incomodaba era esa mirada de los hombres que no creían, no confiaban y me ponían todo el tiempo a prueba. Nace de eso y de mi voluntad de no hacer las cosas sola, porque sabía que sola no podría crear este negocio. Al mismo tiempo, la idea de un colectivo me agradaba mucho, y ya estaba pensando sin saberlo en cooperativismo, viene de una idea de sentir que con otras personas sería posible”, explicó la fundadora de Señoritas Courier.

aplicaciones de delivery

El repartidor Joaquín, expresó: «Es muy importante estar en Señoritas Courier por una cuestión de pertenencia. Una vez hice una prueba en una empresa de mensajería, pasé la prueba física y la evaluativa, y cuando le informe al jefe que era un hombre trans, que probablemente alguno de mis documentos míos tengan otros nombres, no los que coincidían conmigo, me mandó a casa a esperar respuestas. Nunca me respondió».

La fundadora de la cooperativa agregó: «Esta es la forma que la gente encontró de intentar recuperar un poco la dignidad de quien realiza el trabajo y hacer que esas personas se concientizen y cada vez surjan más iniciativas como Señoritas. Así, incentivar a otros grupos, otros colectivos, a organizarse para poder salir de la situación de precarización que la gente vive hoy«, concluyó.

Además de las entregas, la cooperativa también ofrece capacitaciones en mecánica de bicicletas, cicloturismo con enfoque en la diversidad y el territorio y capacitaciones en cooperativismo. A su vez, están desarrollando una plataforma cooperativa con el apoyo de movimientos sociales para promover la inclusión digital.