unicred

David vs Goliat: el supermercado cooperativo que se plantó contra La Serenísima

La Amistad, de La Plata, tomó la decisión ante la enorme suba de precios impuesta por el gigante lácteo. "Hay que dar la pelea", dijeron desde Fecootra.

25 de agosto de 2023, CABA (Ansol). –El supermercado cooperativo La Amistad, de La Plata, plantó bandera ante lo que considera son aumentos desmedidos e injustificables por parte de algunos de sus proveedores. Decidieron dejar de comprar a ese proveedor. La decisión se viralizó en redes sociales producto de que ese proveedor es nada menos que La Serenísima, una de las principales empresas alimenticias del país.

«Se suspenderá la compra de artículos La Serenísima«, apuntó el cartel con el anuncio y continuó: «Debido a los aumentos excesivo de Mastellone Hermanos«.

El anuncio, fuerte para cualquier supermercado, se expandió rápidamente por redes sociales. La Amistad es un emprendimiento familiar que nació en 2004 y luego decantó en una cooperativa con 56 asociados y asociadas. Además, forma parte de la Federación de Cooperativas de Trabajo (Fecootra).

Desde La Amistad, expresaron que la medida tuvo buena recepción entre las y los clientes y consumidores, que avalaron la decisión de no aceptar aumentos desmedidos. En ese sentido, se expresó Santiago Brito, integrante de la cooperativa: «Decidimos dejar de comprarle a La Serenísima desde el 17 de agosto. Además de trasladar la devaluación, hubo una quita de bonificación importante y un cambio en el precio final del producto del 40% en algunos casos, así que decidimos no comprarle porque el resto de las empresas lácteas bancaron más; ellos en cambio, al otro día quitaron un sistema que tiene precio de lista y bonificaciones del 30%, del 35% o el 25%, y después le sumaron el 5% que le autorizaron a subir».

Cristian Horton, presidente de Fecootra, habló con ANSOL al respecto y destacó la valentía de La Amistad: «Parece una respuesta sorpresiva, algo fuera de contexto, pero creo que debemos cuidar a quienes intentan cuidarnos. A veces, sufrimos las consecuencias de los formadores de precios y pareciera que no hay alternativa. Pero estos compañeros nos demuestran que hay alternativa. Los felicito y estamos para apoyarlos, pero también para organizar este tipo de reacciones».

En el mismo sentido, Horton expuso: «Hay un abuso permanente y una ganancia extraordinaria de los formadores de precios; principalmente, en el sector alimenticio. Los que más aumentaron en los últimos dos años son los de más básica necesidad. Es perverso porque no se pueden dejar de comprar esos alimentos. Los ingresos de las clases populares no superan los 200 mil pesos. Es perverso cómo las grandes alimenticias multiplican sus ganancias, que en muchos casos terminan en sus casas matrices en el exterior».

«Hay que dar la pelea en este sector. Desde Fecootra, trabajamos mucho el consumo. El mensaje como consumidores es que tenemos alternativas para enfrentar estos abusos. Es una grata sorpresa y un enorme orgullo. Ojalá los clientes puedan entender que se los está defendiendo a ellos y apoyen a este supermercado y les compren a ellos«, completó.

«Mucha gente lo banca y de alguna manera te estás plantando con una marca que se da por sentado que tiene que estar en la góndola. Y un poco así es, pero bueno, decidimos tomar esta postura hasta que por lo menos bajen los precios un poco y vuelvan las bonificaciones, y que sean solo un 5 o un 10 por ciento de suba para la gente. Nosotros somos parte del acuerdo de Precios Justos y ellos no respetaban los precios del acuerdo. Solo lo respetan con cadenas», apuntó Brito en diálogo con Tiempo Argentino.

Con todo, explicó, «una leche que deberíamos tener a $ 288 a la venta, nos la venden arriba de $ 300 y ahora subió más (…) Con La Serenísima, no ganamos dinero. Nuestra idea siempre es tener el precio más barato de La Plata, así que para eso ya tenemos poco margen, por eso ahora tomamos esa decisión».