Cooperativas envían provisiones para paliar los daños

(Ansol).- «El escenario es desolador. El agua se va y nos deja lo peor. Ahora hay que limpiar el desastre y asistir a los damnificados. Y acá el apoyo de las cooperativas resulta fundamental en este tipo de situaciones críticas. Tenemos que estar cerca de la comunidad de la cual somos parte», señaló a Ansol el gerente de la Cooperativa Eléctrica de Lujan, Antonio Otero.

Desde hace varios días, cooperativas de toda la provincia de Buenos Aires llevan adelante tareas conjuntas para paliar las consecuencias del temporal que azotó a más de 40 municipios del territorio bonaerense.

Desde la Cooperativa Eléctrica de esa localidad, afirmaron que el servicio de energía fue restablecido en casi toda la ciudad. «Pocas casas siguen sin luz pero es porque tampoco les ha bajado el agua. Son las zonas más afectadas», detalló Otero.

La Cooperativa evaluará cada caso a la hora de enviar las facturas del servicio eléctrico: «Entendemos que esta es una situación atípica que nos excede. Tenemos que ser más comprensivos con los vecinos que no puedan pagar en tiempo y forma porque lo han perdido todo».

Son más de 500 personas las afectadas por las inundaciones en los barrios ribereños y en el casco urbano; la mayoría ya comenzó a regresar a sus casas debido a la baja de las aguas.

El martes 18, el camión con alimentos no perecederos de la Cooperativa Obrera llegará a Luján, donde también serán distribuidos colchones, frazadas, agua y lavandina, al igual que en las localidades de Salto, Chacabuco, Mercedes, y San Antonio de Areco.

Para dar respuestas a este tipo de situaciones, desde 2012 el sector asociativo lleva adelante un comité de crisis, luego del tornado ocurrido en el oeste del Gran Buenos Aires y continuó con la ayuda en las inundaciones de La Plata en abril de 2013.

El movimiento cooperativo está en línea con la convocatoria de la Subsecretaría de Juventud del Ministerio de Desarrollo Social, con tareas solidarias en los barrios más castigados de la provincia.