unicred

La cooperativa de presos de la cárcel de Batán, Oktupak, hizo un convenio inédito con la empresa Lüsqtoff

A fines de ampliar las posibilidades laborales de los asociados de Oktupak, se capacitaron con Lüsqtoff en el uso de las herramientas y seguirán avanzando en este trabajo conjunto.

28 de septiembre de 2023, CABA (Ansol). – La cooperativa Oktupak, conformada por presos y ex presos de la cárcel de Batán, concretó un convenio de trabajo conjunto con la empresa de herramientas Lüsqtoff Argentina S.A, que contempla capacitaciones y beneficios para el trabajo de los asociados.

El presidente de la cooperativa, Juan Manuel Aiello, detalló a ANSOL que este acuerdo nació “como era antes, con un apretón de mano y mirándose a los ojos”, en una visita que realizaron a la fábrica de Lüsqtoff, luego de haber intentado contactarse con ellos por un largo tiempo.  

“Obviamente que el tipo me pregunta ‘Bueno, ¿ustedes qué necesitan?’, y yo le dije ‘No venimos acá a colgarnos del bolsillo de ustedes, ni tampoco a manguear. Sí a crear una estructura que nos permita a potenciarnos a los dos’, un trabajo cooperativo propio por el espíritu”, recordó Aiello.

La cooperativa Oktupak funciona desde 2020 y tiene dos ejes productivos: uno dentro de la cárcel, con el taller de carpintería y herrería, y otro extramuro, con equipos de construcción y de jardinería.

Los miembros de Oktupak tuvieron la idea de capacitarse en el uso, cuidado y mantenimiento de las herramientas de la empresa: “Mediante los capacitadores que tiene Lüsqtoff de manera virtual y presencial, esas capacitaciones nos iban a generar un beneficio, en descuentos, en promociones y en algo que nos han regalado”, agregó el presidente.

Pudieron comprar varias herramientas con el descuento que les ofreció Lüsqtoff y a partir de un subsidio de $ 200.000 que les otorgó el Municipio de General Pueyrredón. “Eso ha permitido incorporar más y mejores máquinas para aumentar nuestras posibilidades laborales”, aseguró Aiello.

Sobre esa línea, agregó: “También nos da un espaldarazo que una empresa nacional quiera vincularse o aparecer con nuestra cooperativa, que es una cooperativa legal, genuina y demás, pero que tiene la particularidad que uno de sus polos productivos está dentro de la cárcel, podría no suceder. Sin embargo, ellos nos han acompañado”.

“Esta es la primera etapa de este acuerdo, es algo bastante inédito que una cooperativa haga acuerdos con empresas para favorecer el crecimiento la educación, la formación y demás”, expresó el presidente de Oktupak, y agregó que también les enviaron material de protección, como máscaras, antiparras y guantes.

Respecto a la oportunidad de trabajar en conjunto con una empresa de las dimensiones de Lüsqtoff, Aiello detalló: “Para nosotros representa una responsabilidad muy grande, porque que alguien se quiera vincular con nosotros y que esté dispuesto a poner su nombre al lade de nuestra cooperativa es un hecho de confianza que va a ser respetado, que va a ser cuidado”.

“Nosotros lo que buscamos es realmente transformar la vida de las personas que están privadas de la libertad y la de sus familias, y para eso es necesario trabajo confianza, amor, cercanía y empatía”, concluyó.

La cooperativa de presos de la cárcel de Batán, Oktupak, hizo un convenio inédito con la empresa Lüsqtoff
Miembros de Oktupak con Juan Manuel Aiello, su presidente, y Carolina Charre, secretaria

El rugby, Los Redondos y Paka Paka

La cooperativa tiene su génesis en el rugby. La ONG Cambio de Paso introdujo en 2009 el rugby en la cárcel de Batán como una herramienta educativa. Este programa fue creciendo hasta que logró tener dos pabellones, para jugadores que habían adherido al programa, el cual tiene como exigencia trabajar y estudiar para poder hacer el deporte.

Estos dos pabellones fueron bautizados con el nombre de Oktubre y Paka Paka, en honor al disco de Los Redondos y al canal para chicos, respectivamente. «Cambio de Paso generó laburos voluntarios y la cooperativa surge de la necesidad de darle un formato administrativo a la capacidad adquirida de los presos para que puedan cobrar y tener guita. Esto es fundamental para expandir la cultura del laburo y para cambiar el modelo de padres con sus hijos», finalizó Aiello.