unicred

Cómo afecta a monotributistas el proyecto de ley sobre el Impuesto a las Ganancias

Un informe del CESO advierte que las modificaciones afectarán a las categorías más bajas del monotributo.

2 de febrero de 2024, CABA (Ansol). –En los últimos días, ingresó al Congreso un proyecto de ley que pretende modificar la Ley de Impuesto a la Ganancias, que alcanza a trabajadores en relación de dependencia, y la Ley 24.977, que afecta a los monotributistas. Es una de las tantas polémicas reformas que impulsa el Gobierno de Javier Milei.

Desde el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO), realizaron un análisis pormenorizado del mismo y concluyeron que, de aprobarse, “se verá afectado un segmento significativo de trabajadores en relación de dependencia, hasta hoy no alcanzados por el Impuesto a las Ganancias”. Además, “un segmento de monotributistas sufrirá un importante aumento de su cuota mensual”.

En ambos casos, la repercusión más significativa recaerá en el segmento de trabajadores de menores recursos y sus familias, lo que tendrá un impacto directo en sus niveles de ingresos y calidad de vida. Cabe mencionar que el monotributo representa una de las formas tributarias más ampliamente utilizadas por trabajadores de la economía social.

El proyecto de ley plantea un aumento en los umbrales de ingresos brutos y alquileres devengados, factores determinantes para la clasificación en categorías. Desde CESO destacaron que “aunque esta actualización es necesaria para ajustar los montos a la realidad económica de los pequeños contribuyentes a lo largo del tiempo, la propuesta adopta un enfoque regresivo”.

El monto de ingresos de la categoría más baja se incrementa en un 137%, mientras que la categoría más alta experimenta un aumento del 301%. Este ajuste resulta en una disminución del 41% en la representación de la categoría A con respecto a la categoría más elevada (del 12% al 7%). “Esta disminución indica una alteración significativa en la relación proporcional entre las categorías, promoviendo la incorporación de contribuyentes con mayores ingresos en un régimen más ventajoso, al mismo tiempo que limita la probabilidad que muchos trabajadores, incluso monotributistas sociales, puedan clasificarse en la categoría A”, explica el informe.

En relación al importe mensual a pagar, “se registra un aumento sustancial, siendo este impacto más pronunciado en los monotributistas de las categorías más bajas, especialmente si se toma como referencia el mes de diciembre de 2023”.

La categoría A, por debajo de la línea de pobreza

La categoría A, que representa la clasificación más baja, experimenta un aumento del 378% en comparación con diciembre de 2023 y del 127% en relación con enero de 2024. “El monto mensual abonado en la categoría A –continúa el informe- tiene prácticamente la misma incidencia con respecto a los ingresos brutos anuales que en las categorías superiores. Sin embargo, los ingresos previstos para la categoría A ($ 5.000.000,- por año, es decir aproximadamente $ 417.000,- mensuales) no alcanzan a cubrir la canasta básica total de diciembre de 2023 que, según la información publicada por el INDEC para un hogar de 4 integrantes, asciende a $ 495.798”.

Como resultado de estos cambios, los contribuyentes, especialmente aquellos clasificados en las categorías más bajas, “experimentarán una disminución en los ingresos destinados a cubrir su canasta básica”. Esto implica un detrimento concreto en sus ingresos, ya que “los ajustes en los montos mensuales a abonar generan un impacto negativo en su capacidad adquisitiva, afectando directamente la calidad de vida del trabajador y su familia”.

Además, es relevante señalar que no se ha difundido información técnica que respalde estos incrementos y justifiquen su impacto. “A pesar de la complejidad estructural del régimen, que engloba componentes impositivos, de seguridad social y obra social, así como la necesidad de ajustar las escalas de ingresos brutos mensuales, es imperativo que las modificaciones se lleven a cabo de manera sistemática y acordes al contexto económico y social”, concluyó el informe.