unicred

Cohousing senior: una alternativa cooperativa y autogestiva a los geriátricos en España

Se tratan de cooperativas que construyen complejos con departamentos y sectores destinados a sus socios de la tercera edad. Su gran crecimiento en España y el incipiente movimiento en nuestro país.

 6 de abril de 2023, CABA (Ansol) – En España, están creciendo las experiencias de cohousing senior: se trata de comunidades colaborativas autogestionadas de modo cooperativo; son complejos habitacionales para adultos mayores que se ofrecen como alternativa a geriátricos. Los socios adquieren el derecho a usar los departamentos y espacios comunes del lugar, a la vez de toda la atención y cuidados por parte de profesionales.

La metodología comenzó en Dinamarca y Países bajos en 1970, y en España ya funcionan 14 lugares con más proyectados a futuro, siendo el país que más desarrolló la modalidad, ya que cuenta con participación del Estado y normas que lo regulan como “el régimen de autorización de viviendas colaborativas para la promoción de la autonomía personal y la atención a la dependencia de personas mayores” de la Comunidad de Madrid, que especifican los requisitos y estándares de calidad que deben tener estas viviendas.

La primera fue la cooperativa “Los Milagros”, de Andalucía, nacida en la década de 1970 tras la idea de un grupo de jóvenes, que pudieron concluir con la construcción del Residencial Santa Clara en el año 2001. Hoy, cuentan con más de 125 socios que conviven en un complejo con pileta, terrazas con vista al mar y 76 departamentos, informó la web Infobae.

Cohousing senior: una alternativa cooperativa y autogestiva a los geriátricos en España
Aurora Moreno, fundadora de Residencial Santa Clara

Aurora Moreno, fundadora y expresidenta del Residencial Santa Clara, relató: “Preocupados por nuestra futura vejez y la calidad de vida que tendríamos el día de mañana, comenzamos a depositar pequeñas aportaciones económicas para poder comprar una finca en el lugar donde nacimos”, y describe aquel proyecto de vida como “una alternativa de futuro con solidaridad«.

En cada departamento tienen su propia cocina, pero la mayoría decide usar el comedor comunitario. Tienen diversas actividades culturales, talleres o salidas en grupo a eventos y museos. Además, todas las cohousing senior cuentan con espacios específicos para los socios con enfermedades, donde hay doctores y personal que les brindan asistencia permanentemente.

En nuestro país hay una sola experiencia, llamada Vida Linda, que se fundó hace 51 años en el Barrio de Belgrano. En el edificio, viven aproximadamente 100 personas. Hay otras iniciativas pero de carácter público, como el Complejo para Adultos Mayores de Tapalqué, compuesto por viviendas sociales para personas mayores a 60 años.

Los valores solidarios y cooperativos en la vejez

Félix Martín, secretario general de Hispacoop, describe la esencia del cohousing senior en un artículo propio: “El deseo de envejecer con autonomía personal, ser dueño de tu propio destino con independencia de la edad, compartir experiencias y vivir en comunidad, empezar una nueva fase de la vida que puede ser igual de ilusionante, y disponer de servicios que pueden ser necesarios en la vejez, huyendo de cargas familiares y soluciones residenciales clásicas”.

Esto claramente está vinculado a la elección de lo cooperativo por encima de un geriátrico tradicional: así, los socios comparten actividades y espacios comunes. Pero sobre todo, aplican los valores del cooperativismo: solidaridad, equidad, autorresponsabilidad, autoayuda, e incluso la democracia interna que debe tener cada cooperativa.

Cohousing senior: una alternativa cooperativa y autogestiva a los geriátricos en España

Las personas mayores, de esta forma, se alejan de los efectos de la soledad no deseada que suele aparecer a esa edad: “suelen ir acompañados de tristeza, depresiones, miedos, inseguridades, pérdida de autoestima y de calidad de vida, pensamientos derrotistas, más aislamiento y hasta pensamientos suicidas”, explicó Matilde Fernández Sanz, presidenta de la Asociación Contra la Soledad, de Madrid, en su informe Los hogares que necesitan (todas) las personas mayores.

Los socios logran, de esta forma, equiparar entre los momentos en compañía y su propia autonomía. Por un lado, comparten espacios y actividades con sus compañeros de cohousing, y por otra, tienen su propio departamento donde pueden tener privacidad, su propio orden y elegir la soledad o descanso cada vez que la necesiten.