Canal popular participará del llamado a concurso para la TV digital

(Ansol).- «El balance es realmente muy bueno, con mucho esfuerzo, pero totalmente positivo. Comenzamos hace cinco años con la idea de montar un canal de televisión popular que debata con el sentido común impuesto por las clases dominantes, que desafíe y anime a las organizaciones políticas y movimientos sociales para tomar a los medios de comunicación como parte de una disputa estratégica. Hoy lo vemos cada día un poquito más cerca», rememoró la conductora del Noticiero Popular y encargada de la programación de Barricada TV (BTV), Luciana Lavila.

El canal que comenzó a transmitir el 10 de marzo de 2010 y actualmente tiene una grilla de más de 20 programas, produce y emite sus contenidos desde Industrias Metalúrgicas y Plásticas Argentina Cooperativa (IMPA), del barrio de Almagro.

«El tema del trabajo y de la recuperación es para nosotros muy importante, primero por estar transmitiendo desde la fábrica; y segundo, por representar un faro de lucha para nuestro pueblo, que nos muestra que el camino de la constancia y seriedad en el trabajo tiene buenos frutos», advirtió a Ansol la comunicadora.

En tanto que sobre los cinco años del canal, Lavila enfatizó en el empeño del equipo de BTV para «construir una pantalla amplia en la que exista la mayor cantidad de miradas desde el campo popular y para reivindicar a los medios alternativos populares y comunitarios, legalizándolos y reconociéndolos».

Ley de Medios

También recordó el extenso debate por la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual N° 26.522 y defendió la lucha por el espacio audiovisual como «el resultado de incontables movilizaciones del sector reclamando al Estado el lugar que correspondía por Ley en el tan ansiado cumplimiento del 33 por ciento del espectro a los sin fin de lucro».

En ese marco, adelantó que el canal participará del llamado a concurso para la TV digital en la categoría J, K, L como operadores, lo que «implica un salto muy grande ya que tenemos la posibilidad real de llevar nuestra pantalla y nuestras voces a una buena parte de la Ciudad de Buenos Aires».

Por último, Lavila expresó que 2015 será «un desafío a seguir abriendo nuevas propuestas en programación, convencidos de que la única forma de sostener un medio alternativo popular con estas características es con la articulación política con las organizaciones sociales».