unicred

La agricultura familiar apuntó contra el Gobierno por el cierre del INAFCI

"Cerramos 900 puestos de no trabajo", ironizó el vocero presidencial. La respuesta del ex presidente del INAFCI y de los productores perjudicados.

(ANSOL) –El Gobierno Nacional tomó la decisión de cerrar el Instituto Nacional de la Agricultura Familiar, Campesina e Indígena (INAFCI). Lo anunció en la última semana el vocero presidencial Manuel Adorni, en conferencia de prensa. «Cerramos 900 puestos de no trabajo«, ironizó el vocero.

Miguel Ángel Gómez, ex presidente del INAFCI y de la Pesca Artesanal, arremetió contra la decisión del Gobierno, denunciando un «desconocimiento total de la realidad más allá de la General Paz» y advirtiendo sobre «el impacto devastador» en la producción de alimentos.

En diálogo con ANSOL, Gómez remarcó: «El cierre del INAFCI es un retroceso enorme en la institucionalidad que había ganado y construido la agricultura familiar. Esto es determinante teniendo en cuenta la relevancia que está teniendo la agricultura familiar, no solo en Argentina sino en el mundo».

«Argentina tiene el 93% de la población en 10 grandes ciudades y debemos repensar nuestro ordenamiento territorial y la quita de recursos a este sector no permite que los productores puedan desarrollarse en sus territorios, lo cual deriva en engrosar las grandes villas miseria en nuestro país. Es muy profundo el cambio de paradigma que están planteando», completó Gómez.

El rol del INAFCI

El exfuncionario detalló el rol del INAFCI en los distintos segmentos. En materia de ganadería, «se lograron mejorar índices productivos en zonas semiáridas (mayor preñez y destete, menor mortandad); aumentar la faena anual; impulsar la oferta de carne en los mercados locales; mejorar la genética y sanidad; una mayor formalización sanitaria e impositiva; y establecer sistemas más sustentables de producción ganadera en ambientes naturales (región chaqueña, sierras, monte)».

Por el lado de la horticultura, Gómez destacó «el uso más seguro y eficiente de fitosanitarios, con una reducción de presencia en productos en góndola y menor riesgo sanitario para productores». Además, remarcó «la transición agroecológica, con reducción de costos (insumos externos, muchos importados, como semillas, fertilizantes, fitosanitarios); recuperación de la fertilidad integral de suelos; mayor productividades y calidad de productos; menor presencia de enfermedades y plagas«.

En el mismo sentido, señaló «la mayor oferta en mercados locales y mayor identidad de origen de los productos (mercados de cercanía, ferias; contacto productor-consumidor)», finalizó.

inafci

El NAFCI, en la voz de los productores

Mercedes Taboada es referenta nacional del Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI), Vía Campesina. Forma parte de la Secretaría de Desarrollo Territorial y es referenta de UTEP Agraria en la Provincia de Buenos Aires. Taboada es productora agroecológica y forma parte de la cooperativa Unión y Fuerza campesina, en el cordón frutihortícola de Florencio Varela, en un campo de 8,5 hectáreas.

«El INAFCI representó un montón de logros. Fue la puesta en valor de nuestro trabajo, a través de un proyecto que lanzó para la cooperativa y también para nuestras compañeras en situación de vulnerabilidad, muy marginadas por cuestiones de violencia de género, que se pudieron rescatar a partir de unas maquinarias a las que pudimos acceder para mejorar nuestra producción», contó Taboada a ANSOL.

Taboada desmintió al vocero Adorni, quien en el citado anuncio había afirmado que no se recibieron quejas por el cierre del instituto. «Hay mucha contradicción con respecto a lo que dice el Gobierno. Hemos reclamado por todas las instancias posibles. Hemos hecho, cartas, petitorios, actividades, para plantear la necesidad del Instituto que estaba acéfalo desde diciembre», recordó.

«Es muy contradictorio lo que hace el Gobierno porque todo atenta contra el mediano y pequeño productor y me refiero también a la apertura de las importaciones y a la suba de los alquileres», alertó la productora.

José Luis Castillo es productor de la organización campesina Obreros del Surco y es parte de la Asamblea Campesino Indígena del Norte Argentino, que tiene organizaciones en seis provincias. «Vivo en el norte de Santa Fe. Soy productor de zapallo, maíz, vaca, aves. Tenemos criadores y varios sembradores. En cada provincia, tenemos diferentes unidades productivas», contó a ANSOL.

«Hace 30 años que estamos en el rubro de la agricultura familiar. El INAFCI fue muy importante en la formalización de varias cooperativas. Tenemos mucha articulación con los equipos técnicos. Sin ellos, no formularíamos las cooperativas. Para nosotros, el Instituto es la parte que necesitamos los productores y los pescadores para tener articulación con el Estado. Si no, ¿quién va a acompañar, regular, fortalecer, hacer controles de sanidad, de comercialización, si no es el Estado?

INAFCI
Mercedes Taboada, referenta del MNCI.

Para Taboada, «que haya un espacio dedicado a la agricultura familiar es muy importante porque nunca hemos sido tenidos en cuenta; ni siquiera podemos acceder a un crédito tradicional. Ahora mismo, necesitamos un crédito de $ 15 millones para poder levantar todo lo que fue arrasado por las tormentas, por ejemplo».

Taboada destacó también la importancia de los equipos técnicos del Instituto. «Patear los territorios, a ver qué necesitamos los productores, darnos una mano desde lo técnico, que se armen proyectos y podamos acceder a maquinaria necesaria para crecer, tiene una importancia tremenda. Y se ocupa de punta a punta de todo el país. Es triste ver que a un Gobierno no le interese su propio pueblo. Hay que entender que si la agricultura familiar desaparece, el país deja de comer«, concluyó.