En la localidad entrerriana, dos cooperativas conformadas por disidencias sexuales pisan fuerte en la economía social garantizando el acceso al trabajo digno y la igualdad de oportunidades.

21 de septiembre de 2021, CABA (Ansol).- Las organizaciones autogestivas Transformando Caminos y Boca Rosa se imponen en el sector en búsqueda de nuevas y mejores oportunidades para la comunidad travesti trans y otras identidades del colectivo LGBTIQ+ en Gualeguaychú, Entre Ríos.

Ambas partieron de la construcción de un espacio de trabajo para personas en situación de desempleo, principalmente mujeres trans con dificultades para acceder a un trabajo digno e insertarse en la sociedad de una manera alternativa al circuito laboral tradicional.

Ambas entidades pertenecen a la Federación de Cooperativas de Trabajo de la República Argentina (FECOOTRA) y a la Confederación Argentina de Trabajadores Cooperativos Asociados (CONARCOOP).

Así Transformando Caminos se oficializó como asociación y obtuvo su matrícula para dedicarse a los trabajos de mantenimiento y limpieza luego de tres años de lucha. 

La cooperativa contó con el apoyo de un programa del Ministerio de Cultura de Nación que brinda apoyo y subsidios a organizaciones sociales y así, lograron llevar adelante su primer trabajo formal como cooperativa durante la pandemia a través de la producción de alcohol en gel.

Actualmente están trabajando en el predio del ex frigorífico Gualeguaychú realizando tareas de mantenimiento en los espacios verdes, donde se abrirá un mercado de producción local y ecológica.

Apostar a la inclusión

La cooperativa nació a finales del 2017 buscando la inclusión: “Hoy somos 20 miembros y lo importante es que sea inclusiva, a pesar de haber sido excluidas, las chicas trans pensamos en todas, todos y todes”, explica Sandra Charlotte Hidalgo, sindica de la organización, en diálogo con ANSOL.

“El trabajo es muy importante, es salud y el trabajo digno en esta cooperativa implica que muchas chicas dejen la vida como trabajadoras sexuales, el trabajo es un derecho como cualquier otro, añadió.

Además, desde el espacio se apuesta a continuar en expansión y crecimiento: “Tenemos en proyecto el parque industrial del municipio, porque es una cooperativa pública y privada a la vez, para seguir y continuar con nuestro trabajo allí”, concluyó Hidalgo.

Enseñar para crecer

En esta misma línea, Boca Rosa, una cooperativa textil integrada por mujeres trans, dio respuesta a la necesidad de acceder al trabajo digno a través de la enseñanza de una vocación, un oficio y una profesión. 

La profundización de estos conocimientos comenzó en 2020 con el apoyo del Área de Género y Diversidad Sexual de la Municipalidad de Gualeguaychú donde se brindaron cursos de modalidad virtual para capacitarse y este año comenzar prácticas de costura, corte y confección dentro de escuelas secundarias.

La cooperativa está próxima a recibir la matrícula que legalice su ejercicio como tal dentro del espacio cedido por el municipio para que puedan instalarse y realizar sus actividades.

Permitida su reproducción total y/o parcial, citando debidamente la fuente. 

cm

Editor Ansol

Ver todos los posts

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud