El titular de la Comisión Nacional de Microcrédito (CONAMI) alertó sobre el peso de la deuda en la sociedad argentina. Los desafíos: Inflación de alimentos, lucha contra las corporaciones y la necesidad de reconstruir el trabajo.

23 de julio de 2021, CABA (Ansol).- El titular de la Comisión Nacional de Microcrédito (CONAMI), Alberto Gandulfo, advirtió sobre el fuerte endeudamiento de la sociedad argentina: “Heredamos del macrismo cerca de ocho millones de personas endeudadas, la mayoría con ANSES, fundamentalmente jubilados, beneficiarios de AUH, del Salario Social Complementario, y el caso más jodido, las mujeres de créditos hipotecarios UVA”.

Sobre este panorama, Gandulfo cuestionó en diálogo con ANSOL fuertemente las políticas del gobierno de Macri y reflexionó acerca de cómo la pandemia profundizó ciertos procesos: “Han utilizado las políticas distributivas de gobiernos populares, y los beneficios de la seguridad social como garantía de los créditos, estimulando entidades financieras no bancarias e informales; esto es perverso, salvaje, porque la gente no tiene la posibilidad de manejar su propia economía porque terminan pagando créditos con hasta 200 por ciento de interés anual”.

Para el funcionario del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, la situación atraviesa los distintos sectores sociales: “Esto les pega a los humildes, a los trabajadores formalizados, pero incluso a la clase media que tiene salarios precarios o ingresos complicados por la inflación y, por eso termina endeudada con tarjetas de crédito pagando los mínimos, donde el pago de intereses genera una situación financiera de dependencia que estrangula a cualquier economía doméstica. Las Pymes viven cambiando cheques en cuevas usureras, vendiendo máquinas, descapitalizándose. Nadie quiere seguir endeudándose pero lo hacen para pagar otras deudas, salarios, compra de insumos, servicios públicos, lo que fuere”.

«La gente no tiene posibilidad de manejar su propia economía y termina pagando créditos con 200 por ciento de interés anual»

Alberto Gandulfo, titular de la CONAMI

Y cuestionó principalmente el rol de distintas empresas financieras no bancarias como Tarjeta Naranja, Efectivo Sí, o Credifácil así como las nuevas tecnologías de billeteras virtuales y sus pagos en cuotas

Una lucha contra el poder económico

Gandulfo remarcó la importancia de las inyecciones económicas que viene definiendo el Gobierno Nacional como las “mejoras jubilatorias, el incremento en la cobertura del Potenciar Trabajo, los aumentos en la Tarjeta Alimentar”, pero mostró la preocupación por una inflación que no cede -3,1 por ciento en junio- y particularmente la suba de precios de los alimentos: “Las grandes corporaciones siguen acumulando y haciendo negocios y el gobierno aún no tiene posibilidades de ir contra esa lógica perversa del poder abusivo de los formadores de precio y  las situaciones críticas que se viven en los hogares. No solo a nivel del consumo sino también en los insumos de la producción. El otro día con los compañeros de la cooperativa La Litoraleña nos hablaron del aumento de 300 por ciento en el precio de la margarina”.

El licenciado en Sociología enfatizó que los grupos económicos “tienen poder de condicionamiento con las corridas del dólar, con la especulación de insumos importados, con las exportaciones y la fuga de capitales. Por eso rechazan todo tipo de control o regulación del Estado. La única salida es más regulación y eso se consigue con un pueblo organizado y movilizado”.

“La salida es con producción y trabajo”

“Al problema de endeudamiento se resuelve con más y mejor trabajo, con mayor producción y con distribución de la riqueza. Eso teníamos claro cuando volvimos al gobierno con el Frente de Todos en 2019, y en nuestro caso, con la necesidad de reconstruir la organización del consumo, crear trabajo, producir y distribuir riqueza. Esa es la consigna de un gobierno peronista. Se está tratando de hacer, hay una pandemia de por medio, pero la buena noticia, es que estamos avanzando con la vacunación y avanzando con todas las medidas sanitarias”.

Sobre las políticas para empezar a revertir la situación, Gandulfo señaló tres: “Generar trabajo y producción en los territorios, comprometiendo a los gobiernos provinciales y municipales desde el Estado Nacional; la potenciación de una banca pública y el crédito no bancario; y la superación de la brecha tecnológica para la economía popular”.

«Crear trabajo, producir y distribuir riqueza. Esa es la consigna de un gobierno peronista»

En relación al segundo eje, el titular de CONAMI deslizó que “el trabajo es permanente con los ministros Guzmán, Arroyo y Kulfas, también Emilio Pérsico, y el presidente de INAES, Alexandre Roig. Eso va a salir pronto”.

Y sobre la necesidad de incorporar tecnología en distintas experiencias de la economía solidaria, rescató la experiencia de la municipalidad de San Martín: “Con Minteguía (Óscar) a la cabeza allí el microcrédito se ha generado algo interesantísimo: hemos visto en estos días una empresa metalúrgica proveedora de la industria farmacéutica que, apoyada desde el municipio, con fondos de microcrédito han generado 7 puestos de trabajo con el acompañamiento del equipo municipal y el financiamiento solidario de unos 350.000 pesos.  Esta Argentina es la que viene, que tenemos que impulsar”.

Permitida su reproducción total y/o parcial, citando debidamente la fuente. 

Editor Ansol

Ver todos los posts

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud