La jueza que entiende en la causa del espacio cultural de la Provincia de Buenos Aires impidió el cierre. Sus trabajadores impulsan un proyecto de ley de expropiación en la legislatura bonaerense.

1 de julio de 2021, CABA (Ansol).- Una jueza bonaerense frenó el desalojo de la Casona de Haedo, un tradicional espacio cultural en la localidad de Morón donde funcionan tres cooperativas y trabajan cerca de 30 personas.  

El espacio que funciona hace casi 20 años es gestionado por la Asociación Civil El Transformador y aglutina un mercado agroecológico cooperativo; una cooperativa de educadores populares que dictan talleres para niños y niñas en situación de calle; y una herrería compuesta por mujeres. 

Más allá de la solución transitoria, sus trabajadores buscan impulsar el proyecto de ley presentado por el diputado provincial del Frente de Todos, Adrián Grana, que persigue la expropiación definitiva de la Casona.

Un poco de Historia

La Casona fue declarada Monumento Histórico Provincial en 1998, y luego cedida unos años después por su dueño a sus actuales inquilinos para el desarrollo de las actividades culturales, proyectos productivos y otros fines.

El propietario que hizo la cesión de palabra del inmueble hace casi 20 años fue Manuel Fresco, el hijo del histórico gobernador bonaerense en las décadas del ‘20 y ‘30.

En diálogo con ANSOL, una de sus trabajadoras y responsable del área de comunicación, Susana González, se refirió a cómo viven la pelea judicial por la propiedad: “Ni bien comienza el juicio por desalojo comienzan también nuestras acciones como organización para evitar el desalojo. Principalmente a través del camino legislativo, pidiendo a la provincia de buenos aires que sancionara una ley de expropiación de La Casona y que pase a estar en manos de provincia, y que esté registrada a cargo de esta organización y de otras que también habitamos La Casona”. 

Además, González rememoró parte de la historia de conflictos que atraviesa al espacio: “El espacio nos es cedido de palabra en 2003 cuando la organización estaba buscando un un lugar físico donde llevar adelante actividades con pibes y pibas en situación de calle. A los años, una parte de la familia nos inicia un juicio para que dejáramos de utilizar La Casona. Para ese entonces las actividades ya habían crecido”.

 “En la Casona somos 27 trabajadores de la Economía Popular, algunos como yo estamos en la cooperativa de niñez y otros en la cooperativa del Mercado y después también funcionan una cooperativa de herrería feminista, compuesta por mujeres del barrio de Lomas de Zamora que son mamás de pibes y pibas que asisten a nuestros talleres. El Mercado Transformador, que también aglutina una feria de artesanos los sábados, también implica un conjunto  de los productores y productoras de la Economía Social”, explicó la trabajadora del espacio La Casona, que busca continuar adelante.

Permitida su reproducción total y/o parcial, citando debidamente la fuente.

dl

Editor Ansol

Ver todos los posts

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud