Son más de 70 entidades nucleadas en la Red Federal de Cooperativas Culturales y celebraron la iniciativa de extender una cuota más del programa Cultura Solidaria que alcanzará a más de 50 mil artistas de todo el país para paliar los efectos de la pandemia en el sector. 

30 de junio de 2021, CABA (Ansol).- Distintas cooperativas nucleadas en la Red Federal de Cooperativas Culturales apoyaron la iniciativa del Ministerio de Cultura de la Nación de extender por un mes más la ayuda del programa Cultura Solidaria, un subsidio de 15.000 pesos que alcanzará a más de 50.000 personas beneficiadas en todo el país. 

Las medidas incluyeron la ampliación de los programas Sostener y Fortalecer Cultura, y fueron anunciadas por el titular de la cartera cultural del Estado Nacional, Tristán Bauer, en un acto en Tecnópolis que contó con la compañía del gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y la directora Ejecutiva de ANSES, Fernanda Raverta. 

La ayuda económica del programa de asistencia al sector ya ha superado los 4.300 millones de pesos y fue destinada a músicos, luthiers, performers, titiriteros, artistas de circo, productores audiovisuales y actores. 

Una red federal de cultura autogestiva

“Nuestro sector fue uno de los primeros en frenar la actividad y uno de los últimos en volver. Más allá de la posibilidad de poder realizar eventos de carácter digital, la cultura nuestra es presencial por naturaleza: música, teatro en vivo. Por eso el apoyo del Estado Nacional y también el de la Provincia de Buenos Aires con distintos programas Fortalecer y Sostener Cultura, Cultura Solidaria, Reactivar escena, el Fondo Nacional de las Artes, la asistencia del INAMU (Instituto Nacional de la Música) fue muy importante. La situación es compleja y se trató de sobrevivir”, explicó en diálogo con ANSOL, Santiago Fernández, tesorero de Cooperativa de trabajo Casa Unclán, un emprendimiento que ya tiene siete años y agrupa a 15 personas dedicadas a la realización de eventos y otras actividades como una tienda de cultivo, peluquería y un espacio con objetos de parafernalia de cine. 

Al igual que Fernández, Francisco Benítez de Resistencia, Chaco, promotor de un centro cultural alternativo, remarcó la importancia de la Red Federal: “Somos más de 70 cooperativas en 20 provincias de todo el país. Podemos notar el alcance federal de estas políticas que han tenido un buen impacto en el NEA, por ejemplo, y en otros territorios beneficiando a hacedores y hacedoras. Acompañamos no sólo la posibilidad de ingreso, sino la información que ha relevado esta iniciativa del Estado y otras que nos permitirá saber cuántos trabajadores hay, de qué rubros, si son informales, etc, en pos de construir mejores políticas públicas para la cultura».  

Nación y Provincia presentes, y la ausencia del GCBA

Desde la Cooperativa de trabajo Callao Ltda., Karina Luchetti, otra de las impulsoras de la Red, aclaró que si bien su cooperativa no fue beneficiaria de las medidas, “leemos el anuncio como otro indicador del apoyo al sector cultural desplegado por el Ministerio de Cultura de la Nación, que se demostró presente durante toda la pandemia con distintas líneas de financiamiento, una situación que contrasta notablemente con la decisión del G.C.B.A, que en todo el año pasado y lo que va de este no implementó una sola línea especial de ayuda para que el  sector cultural pudiera sostenerse y reinventarse”. 

Además, Luchetti resaltó la sinergia positiva entre la Red Federal que comenzó a construirse a fines de 2020 y la Dirección Nacional de Industrias Culturales: “Existe la decisión de actores del sector cooperativo de crear una herramienta organizativa que los represente, y del Ministerio de Cultura de apoyar al sector cultural autogestivo. Es un encuentro positivo”. 

Sin embargo, la trabajadora de Callao puntualizó la necesidad de discutir el impacto de la digitalización en la industria cultural: «Hace décadas viene impactando por la digitalización y las decisiones de los jugadores de mayor peso. Hay actores importantes, como las plataformas de streaming, que tuvieron una oportunidad de negocios excepcional en este contexto. Pero no fue ni es igual para los actores más chicos, incluido todo el sector cultural cooperativo, aun cuando algunos hayan podido encontrarle la vuelta» y advirtió que “una pandemia indefinida sería problemática para actores que dependen de la presencialidad como centros culturales y música en vivo”.

A esto último se dedica la Orquesta Típica de tango Ciudad Baigón que existe hace casi 15 años, se organiza cooperativamente de hecho y funciona en un espacio cultural de San Cristóbal en la CABA, Galpón B. En diálogo con ANSOL, su director y pianista, Hernán Cabrera, destacó la «gran ayuda que significaron las medidas por la situación crítica del sector a pesar de que no alcanzan ni cubren todas las necesidades”, y remarcó las otras complicaciones que genera la situación pandémica: “A veces lo difícil no es sólo lo económico sino como planificar a largo plazo: giras, conciertos, fechas que se cancelan, incluso a nivel internacional, porque esto no tiene que ver sólo con una realidad nacional sino mundial”.

En relación al futuro, Cabrera contó que “hace tiempo, pudimos iniciar con ensayos y grabando algunos videos, todas cosas permitidas en el marco de las restricciones, es un período muy duro, pero esperemos que pronto se pueda ir saliendo”. La idea sería poder tocar en vivo a fin de año y reinaugurar nuestro espacio. Ahora vamos a hacer una filmación de un pequeño show, y nos seguiremos sosteniendo como podemos”. 

Permitida su reproducción total y/o parcial, citando debidamente la fuente.

Editor Ansol

Ver todos los posts

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud