Un nuevo informe del Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (CESO) señala los aspectos más importantes del proyecto de ley del oficialismo y sus diferencias en relación con el modelo vigente. “La propuesta implica una inclusión y una ampliación de derechos para los trabajadores de la Economía Social”, señaló Miriam Juaiek, redactora del documento. 

15 de junio de 2021, CABA (Ansol).- Como indica el reciente informe publicado por Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (CESO), el nuevo proyecto de ley que busca  alterar el régimen de monotributo actual propone una suba en las escalas y una modificación del retroactivo, con el fin de suspender las deudas que los trabajadores monotributistas hayan contraído en el primer semestre del año. 

Sin embargo, en conversación con ANSOL, Miriam Juaiek, redactora del ensayo y miembro de CESO, también profundizó en la oportunidad que significaría la sanción de la ley para la Economía Social: “El proyecto aporta una novedosa mirada progresiva de la suba de las escalas, donde las mayores beneficiadas serán las categorías más bajas. Esto significa un avance importante para las unidades productivas de la Economía Popular, cuyos trabajadores se encuentran es esas categorías, porque representa una inclusión y una ampliación de derechos, como la jubilación y  la obra social”.

Si bien Juaiek aporta una visión optimista frente a la posibilidad de concretar este progreso en materia de derecho, señaló las medidas necesarias para acompañar este avance: “Todavía falta mucho para pensar en un sistema tributario que contemple las particularidades de los actores de la Economía social, donde se entienda al trabajo autogestivo como una categoría propia de los trabajadores, con normativa acorde a las necesidades del sector”. 

“El monotributo es una herramienta muy valiosa pero que alcanza a pocos actores de la Economía Social, ya que solo los trabajadores que estén dentro de las cooperativas de trabajo pueden acceder al monotributo. Si algo podemos rescatar de este panorama es que ha quedado en evidencia lo importante y valioso que es el sector de la Economía Social y la necesidad de pensar un sistema tributario más igualitario”, concluyó Juaiek, que también es contadora pública especializada en Economía Social. 

Puntos claves del nuevo proyecto

El proyecto establece la retroactividad de las cuotas mensuales del primer semestre del 2021 y la regularización de los adeudos contraídos al 30 de junio de 2021, es decir, si se sanciona la ley, los trabajadores monotributistas no se endeudaran por la actualización de los pagos mensuales de este año. 

Además, propone la actualización de las categorías de manera progresiva, provocando mejor impacto en las escalas más bajas, A y B,  donde se encuentra alrededor del 60% del total de trabajadores monotributistas.

En este sentido, Juaiek aseguró una mayor accesibilidad al monotributo social: “Al incrementarse significativamente la categoría, que va a subir un 31% más, es decir, casi un 77% respecto del 2020, se va a permitir que más trabajadores puedan estar incluidos dentro este tipo de tributo”. 

En relación al régimen de regularización de deuda que propone el proyecto, los trabajadores podrán acceder hasta un máximo de 60 cuotas mensuales y con un interés que no supere el 1,5%. 

Permitida su reproducción total y/o parcial, citando debidamente la fuente.

dl

Editor Ansol

Ver todos los posts

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud