La cooperativa Centro de Estudios Scalabrni Ortiz publicó un informe que da cuenta de los problemas del equipo económico para frenar la suba de precios. Destacan que desde 2018, los alimentos subieron un 244% frente a una suba de IPC 212 puntos. La importancia de aplicar la Ley de Góndolas.

27 de abril de 2021, CABA (Ansol) . La cooperativa Centro de Estudios Scalabrini Ortíz (CESO) publicó un informe que da cuenta de los problemas del Gobierno de Alberto Fernández por reducir la inflación y pidió más controles, políticas macro y la aplicación de la Ley de Góndolas para lograr bajar los precios. 

Es que en el trabajo La inflación jaquea al programa oficial dan cuenta de una suba de precios de los alimentos desde abril de 2018 del 244 por ciento, a la vez que la variación general del IPC (Índice de Precios al Consumidor) fue de 212 puntos. 

En ese sentido, y en línea con el reclamo del sector cooperativo sobre la urgente reglamentación de la Ley de Góndolas, el economista del CESO, Nicolás Pertierra, manifestó en diálogo con ANSOL: “La ley de Góndolas es muy importante como toda medida que genera nuevos actores y apuesta a equilibrar la participación en un mercado muy complicado como viene siendo el de los alimentos. La diferencia de la suba de alimentos con otros bienes en estos dos años se explica por la demanda constante y por la facilidad de ser un mercado concentrado para fijar precios, esa estructura se debe ir modificando para dar una respuesta”. 

Causales y un presupuesto que afloja

En su trabajo, el CESO admite que entre las causales de la inflación de estos últimos meses estuvieron la devaluación que de septiembre de 2020 a enero de este año alcanzó un 4 por ciento mensual, a un piso inercial de cerca de 40 puntos, y también en el caso de los alimentos, al precio internacional récord de algunos bienes como las carnes. 

Además, el estudio referencia las dificultades de sostenimiento del programa Precios Máximos y la falta de voluntad de cumplimiento por parte de los empresarios, y sugiere no extremar medidas fiscalistas. 

Es por eso, según analizan que el Gobierno Nacional está flexibilizando el presupuesto vigente a partir de la ampliación del programa Repro y los bonos otorgados por Anses.

Los mitos de la ortodoxia 

En el trabajo del CESO se cuestionan las posiciones de ex-funcionarios de Cambiemos que cuestionaron los índices actuales planteando que el problema fue la emisión monetaria de 2020. 

Allí afirman que durante el período 2016-2020 con una emisión muy reducida, los índices fueron los más altos en décadas, y que el déficit financiero no implica de por sí expansión de la base monetaria o asistencia del Banco Central (BCRA) al Tesoro.

Permitida su reproducción total y/o parcial, citando debidamente la fuente.

rf

Editor Ansol

Ver todos los posts

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud