El Mocase denunció un nuevo atropello judicial cuando se suspendió la audiencia, aunque tras los cortes de ruta, Guillermo Cejas y Alcides Acosta fueron puestos en libertad. Habían sido víctimas de golpes y amenazas después de un allanamiento en su casa. Un menor también fue víctima del accionar policial. Exclamaron que sufren detenciones sistémicas, sin pruebas ni investigaciones. 

30 de marzo de 2021, CABA (Ansol).- Dos campesinos de Santiago del Estero estuvieron cinco días detenidos tras un allanamiento sin notificación previa durante el cual fueron golpeados y un menor fue llevado a la comisaría por la policía santiagueña, donde estuvo cerca de ocho horas sin aviso a la familia.

Se trata de Guillermo Cejas y Alcides Acosta, organizados en el Mocase para defender sus territorios. El operativo policial se dio tras una denuncia de “Yiya” Molina, un matón que supo trabajar para el exjefe de inteligencia de esa fuerza de seguridad Musa Azar. 

Ambos detenidos contaron que fueron torturados en la comisaría y trasladados al Centro de Detención de la capital a 250 kilómetros. 

La demanda de “Yiya” Molina respondía a otra denuncia que él mismo había recibido por haber entrado a la comunidad del paraje Loma Blanca Norte y haber robado ganado. 

“Hay un conflicto de tierras. La comunidad vive ahí con los animales desde hace mucho tiempo. Son nacidos y criados. Yiya Molina se quiere meter ahí con su banda armada. Ya les robó 25 animales”, contó Adolfo Farías, vocero del Mocase Vía Campesina. 

“Los niños han quedado traumados porque se encontraban con su padre”, agregó. 

El Mocase sospecha que la policía de la comisaría 33 de Sumampa, a 40 kilómetros de las casas allanadas, que realizó el operativo y mantuvo al menor, de 14 años, sin avisar a la comunidad, actuó en connivencia con la fiscal Victoria Sottini y la jueza Cecilia Vittar para desplazar a las comunidades de los montes, por lo que sostuvieron los cortes de ruta allí donde la organización tiene presencia hasta que lograron la liberación. 

El Movimiento advirtió que la denuncia asentada por Molina es por lesiones leves y amenazas calificadas por uso de armas, pese a que nunca se hallaron esas armas. 

Así, agregó la Secretaría de Derechos Humanos y Territorio del Mocase que no había motivo para las detenciones y culminó: “Hay otra cuestión llamativa: el mismo 19, Alcides y Guillermo presentaron una denuncia en la misma comisaría de Sumampa en la que denunciaron que Molina ingresó a su campo con un grupo de personas armadas. Ni la policía ni la fiscal atendieron esa denuncia”.

En el último año, comunicó el Mocase, al menos seis de sus miembros fueron detenidos sin pruebas ni investigación previa. “La mera denuncia de alguien es suficiente para que fiscales soliciten y jueces ordenen detenciones”, sostuvieron. 

Permitida su reproducción total y/o parcial, citando debidamente la fuente.

sa

Editor Ansol

Ver todos los posts

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud