Cambá accedió al proyecto en un hackaton convocado por el juez Pablo Cruz Casas, del juzgado penal contravencional y de faltas nro. 10 de CABA. IA2 se presenta hoy a las 17 junto al sector académico y a cooperativas de trabajo en tecnología.

25 de marzo de 2021, CABA (Ansol).- Con el fin de compartir con la comunidad todo el proceso de desarrollo y de implementación en el Juzgado penal contravencional y de faltas nro. 10 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, así como sus potenciales implementaciones y visión a futuro, hoy a las 17 se presentará IA².

IA² es un software de código abierto que integra un conjunto de herramientas desarrolladas para facilitar la transparencia en las instituciones y fortalecer la vinculación con la ciudadanía mientras protege sus datos.

El desarrollo reconoce datos que permitan identificación de personas y las tacha del documento para poder volverlo público protegiendo los datos. «El Poder Judicial, como todo poder del Estado, debe rendir cuenta de sus actos y, salvo excepciones como creo yo que serían los funcionarios públicos, la regla en términos del cumplimiento de la rendición de cuentas y la transparencia se agota en que la ciudadanía pueda conocer las razones por las cuales se resuelve lo que se resuelve», explicó el juez Pablo Cruz Casas, cargo del juzgado penal contravencional y de faltas 10 de CABA.

Además, la herramienta facilitó la visualización de ciertos datos demográficos de forma segura. El acceso a estos datos anonimizados es fundamental para un posterior análisis, ya que pueden influir en las tomas de decisiones, por ejemplo, en políticas de Estado.

«Hace 5 años empezamos desde el juzgado una política bastante extraña que fue el ejercicio de una transparencia activa y de apertura de datos. Conscientes de lo que estaba en juego, teníamos que resolver la tensión que había entre la apertura de la información y la protección de los datos personales», contó a ANSOL el juez.

La tacha que requerían los documentos y los datos personales la hacían originalmente personalmente, pero sabiendo que se podía automatizar parcialmente.

Por eso, decidieron llamaron a dos hackaton, un encuentro de programadores cuyo objetivo es el desarrollo colaborativo de software libre, en donde conocieron a la cooperativa de trabajo Cambá.

«Es sumamente escalable y utilizable por otras dependencias ya no solo judiciales, sino también cualquier otra dependencia pública que quiera tachar públicos de los documentos que necesariamente tiene que publicar», explicó Cruz Casas.  

Cambá consiguió el financiamiento del Programa Empatía (una cooperación entre ILDA y el Centro Latam Digital, con el apoyo de IDRC y el BID) y, como vio que no hay herramientas similares ni en la región ni en español, corroboró que podría ser escalable.

«Hay muy pocas afuera que no hacen exactamente lo mismo. A la vez, hay un montón de lugares del mundo, a raíz de que uno de los objetivos de Desarrollo Sustentable de la ONU es fortalecer a las instituciones y la transparencia de la justicia, empezaron a salir leyes y ordenanzas que dicen que hay que publicar un montón de sentencias u otros documentos para permitir participación de la ciudadanía», desarrolló Nicolás Doallo, de Cambá.

Cambá tomó nota y vio que en la escala se abría también la posibilidad de generar intercooperación, por lo que lo compartió con otras empresas sociales de la federación de cooperativas en tecnología Facttic como
Fiqus, Nayra, Eryx y El Maizal y a Alternativa Laboral Trans.

De acuerdo con lo que declaró Doallo a ANSOL, ya están cumpliendo su objetivo: «Ya se corrió la bola y nos están consultando desde varios poderes judiciales sobre cómo se podría aplicar».

Desde el Juzgado, Cruz Casas explicó a la Agencia de Noticias de la Economía Social, Solidaria y Popular: «Estamos muy contentos y contentas en el juzgado porque es otra idea hecha realidad y, particularmente en esta, logramos la articulación de todos los sectores involucrados: el civil, el académico, el sector público y el privado, en este caso cooperativo».

Doallo también resaltó que se trate en particular del sector privado cooperativo y subrayó los valores: «Eso habla de las prácticas de Facttic: tenemos muchos espacios donde compartimos. Los comerciales nos juntamos a contarnos cómo están nuestras coopes y tenemos una bolsa de trabajo. Les administrativos ven qué problemas tienen. Hay muchos espacios horizontales de construcción en la federación».

Para el juez también es un gran paso trabajar junto a Alternativa Laboral Trans, que participa del proyecto en trabajos operativos que permitan a la vez formar y abrir la posibilidad de ocuparse en una industria de punta a población trans.

Doallo agregó que Casas llamó a ALT también para hacer piezas gráficas y para profundizar las labores del observatorio con perspectiva de géneros.

Del evento de hoy, que se transmitirá en vivo por YouTube, participarán Pablo Cruz Casas del Juzgado penal contravencional y de faltas nro. 10 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Ana Sofía Ruiz del Instituto Latinoamericano de Datos Abiertos (ILDA), Brenda Lizeth González Lara de Transparencia poder judicial Nueva León de México, Mario Daniel Adaro del Instituto de Innovación, Tecnología y Justicia de la Junta Federal de Cortes y Superiores Tribunales de las Provincias Argentinas y Ciudad Autónoma de Buenos Aires (JUFEJUS) y el equipo de IA² estará representado por Nicolás Doallo,  Carlos Cuoco, José Luis Di Biase de Cambá y Nicolás Dimarco de Fiqus,  actores fundamentales del proceso y expositores avezados en el tema, tanto en el aspecto tecnológico como en sus fundamentos teóricos.

Permitida su reproducción total y/o parcial, citando debidamente la fuente.

sa

Editor Ansol

Ver todos los posts

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud