La cooperativa Juguetes del Puerto le da estabilidad a 80 trabajadoras y trabajadores. Fueron declarados de interés social por el Ministerio de Desarrollo de la Nación y son proveedores del Estado. Para cumplir con una enorme licitación se asociaron junto a una pyme, la federación textil y varias cooperativas de trabajo.

19 de marzo de 2021, CABA (Ansol).- La cooperativa de trabajo Juguetes del Puerto se asoció con una pyme para hacer parte de los insumos y el ensamblaje de los kits escolares que La Matanza distribuye entre alumnos de nivel inicial, primario y secundario. 

“Producimos las carpetas, los repuestos de dibujo número 5, los mapas, etiquetas, escarapelas. Junto con la producción de carpetas, que ocupó a 25 operarios, el proceso que más incorporaba trabajadores a la línea productiva era el ensamblaje, con 8 mesas de ensamblaje de 7 operarios y 10 trabajadores en logística y movimiento. Como no podíamos satisfacer la producción en el corto tiempo que establecía la licitación, nos asociamos con cooperativas gráficas y cooperativas de la federación textil que hicieron 240 mil cartucheras”, contó Patricio Galvano, presidente de la cooperativa a ANSOL.

Ensamblaron en total, 235 mil kits, y produjeron 320 mil carpetas, 235 mil repuestos de dibujo, 500 mil escarapelas, 235 mil paquetes de papel glacé, 235 mil separadores de materias por seis unidades cada uno y 235 mil etiquetas. 

Juguetes del Puerto se fundó en el año 2017, de la mano de militantes de UTEP Evita. Comenzó fabricando juegos de mesa muy sencillos, brindando servicios de ensamblaje para otras empresas y con el tiempo desarrolló la línea de artículos de librería como carpetas número 3, número 5 y de tres solapas.

“La propia realidad nos llevó a juntarnos. La cooperativa se fundó en 2017, a mitad del gobierno de Macri, cuando en promedio teníamos 23 años. Las fábricas donde nosotros trabajábamos nos dejaron de contratar. Yo siempre laburé en fábricas, pero nunca estuve en blanco. A la mayoría de los pibes les pasó lo mismo. Como nos conocíamos del barrio, por ir al Club Social y Deportivo Ercilla Juniors, nos comprometimos a hacer algo juntos”, contó Galvano.

A partir de los contactos y conocimientos de cada uno, juntaron diferentes rubros. “Esa fue la transformación. Comenzamos haciendo actividades primarias y hoy tenemos un equipo que piensa, planifica, diseña y produce contenidos para los juegos de mesa”, contó Patricio Galvano, presidente de la cooperativa del barrio de Mataderos. 

En temporada alta, entre marzo y agosto trabajamos para el Día del Niño; de octubre a marzo se enfoca en el comienzo de clases. 

“En temporada baja, para mantener la estabilidad de los puestos de trabajo, nos dedicamos a brindar servicios de ensamblaje y fabricación de packaging en empresas de inyección plástica que comercializan sus productos en bazares y artisticas”, complementó Galvano 

En junio de este año lanzarán una marca propia de juegos de mesa. La cabecera del catálogo será el Provincias, cuya dinámica consiste en recorrer el país a través del sistema de rutas nacionales, contestando preguntas sobre cultura, flora y fauna, economía regional y recursos, geografía e historia, para lo cual, además, hay que emplear diferentes tácticas. 

También tienen pensados juegos para distintos rangos etarios y propuestas para discapacidad, que se suman a El Glotón, El Debate, Si o No, entre otros desarrollos. 

Juguetes del Puerto genera trabajo para 80 trabajadores y trabajadores, además,en temporada alta se asocia con otras cooperativas e instituciones para poder hacer frente a la demanda y llegando a generar 220 puestos de trabajo de forma directa e indirecta. 

“El desafío es consolidar nuestro proceso de crecimiento, la economía popular debe ser sinónimo de estabilidad para las compañeras y compañeros. Cuando el Estado y el Mercado no dan respuesta, las cooperativas debemos asumir el compromiso de absorber el conocimiento que se encuentra contenido en el pueblo. La Argentina debe volver a retomar la agenda industrial y la economía popular debe tener un lugar de prestigio”, opinó Galvano.

Además del productivo, tienen trabajo territorial: sus asociados brindan apoyo escolar, realizan jornadas para el Día del Niño, participan en clubes de barrio y coordinan talleres deportivos en espacios públicos. 

Orgullosos de haber levantado la empresa de capital social con su propio esfuerzo en un barrio de trabajadores industriales, nacidos en medio de una crisis económica, en cuatro años ya fueron declarados de interés social y reconocidos como efectores, consiguieron ser proveedores a nivel nacional y porteño, y ahora buscan inscribirse en la Provincia de Buenos Aires para hacer camino propio en la venta al Estado. 

Permitida su reproducción total y/o parcial, citando debidamente la fuente. 

sa

Editor Ansol

Ver todos los posts

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud