La Dirección fue creada el 28 de enero y eligió a la referente del Movimiento Nacional Campesino Indígena.

17 de enero de 2021, CABA (Ansol).- Organizada desde que sus padres y abuelos entraron al Movimiento, quienes cofundaron la comunidad de Pampa Pozo, fue nombrada el 28 de enero como Directora de Género e Igualdad en la Secretaría de Agricultura Familiar, Deolinda Carrizo es la primera titular de la cartera dependiente de Diego Montón.

Carrizo explicó a ANSOL que las mujeres de la agricultura familiar atraviesan diferentes problemáticas como el acceso a la tierra, el fortalecimiento de la producción, la salud, la educación.

La Dirección tendrá una tarea transversal para aplicar su visión en las diversas políticas de género en todos los programas que salgan de la secretaría.

«Eso hace a la lucha contra las violencias hacia las mujeres en la ruralidad. Hay un potencial muy grande que hay que seguir trabajando con mujeres que hoy no están organizadas», contó Carrizo.

También adelantó que trabajará a la par del Ministerio de Mujeres, Género y Diversidad y el de Desarrollo Social de la Nación.

«Muchas mujeres, ante la problemática de la tenencia de la tierra, quedan perjudicadas. Junto a la Dirección de Tierra, intentamos articular propuestas para que puedan acceder. Trabajaremos junto a las provincias», especificó.

«Brindaremos apoyo jurídico a las familias campesino indígenas para que aquellas que no puedan pagar a un abogado no queden desamparadas», agregó.

«Buscaremos que las mujeres que estén en condiciones de violencia o que quieran volver a la tierra como espacio de producción de alimentos para garantizar buena alimentación y barata a las comunidades», siguió contando.

«Hemos abordado esa problemática en el plan integral En nuestras manos que hemos lanzado con la Subsecretaría de Desarrollo Territorial. Estamos en evaluación técnica de 700 proyectos de acceso a herramientas productivas para mujeres: aradoras, maquinaria, tractores, sembradoras», declaró.

Dentro de ese plan está la línea de fortalecimiento productivo para los refugios de mujeres en la ruralidad. «A veces tienen que recurrir a las grandes poblaciones para salir del círculo de violencia. Sin embargo, hay experiencias de las organizaciones que se pueden fortalecer», contó.

Buscarán también garantizar la conectividad en las comunidades y las escuelas. Ya han avanzado en una experiencia en Jujuy que funciona como piloto, aunque saben que no para todas las comunidades son las mismas respuestas.

Respecto de la salud, estarán atentas a las fumigaciones y propondrán construir propuestas de resguardo para los territorios campesinos.

Permitida su reproducción total y/o parcial, citando debidamente la fuente.

Editor Ansol

Ver todos los posts

Agencia de Noticias Solidarias

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud