En el último encuentro del ciclo Los desafíos del cooperativismo en el nuevo escenario económico y social, académicos y funcionarios de la Provincia de Buenos Aires realizaron propuestas para pensar las políticas públicas a partir de 2021. El problema del reconocimiento, la seguridad social y cómo integrarlas al sistema productivo.

15 de diciembre de 2020, CABA (Ansol).- El viernes pasado se desarrolló el último encuentro Políticas públicas para el trabajo autogestionado, del ciclo Los desafíos del cooperativismo en el nuevo escenario económico y social, impulsado por el Instituto Universitario de la Cooperación y la Dirección Provincial de Acción Cooperativa del Ministerio de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica.

Se propuso reflexionar sobre las estrategias entre el movimiento cooperativo y el Estado provincial para pensar la reconstrucción del escenario económico y social, las problemáticas y necesidades de las cooperativas y los desafíos que desde el Estado ven para generar abordajes que den respuesta a esas necesidades. 

Participaron Gabriel Fajn, sociólogo y coordinador de la carrera de Organizaciones sociales en Iucoop; Rodolfo Pastore, director de Economía y Administración en la Universidad de Quilmes; Franca Venturi, directora Provincial de Empleo; y Melina Gobbi, directora Provincial de Acción Cooperativa.

Gabriel Fajn, quien también es miembro del Observatorio Social de Empresas Recuperadas y Empresas Autogestionadas, se refirió a algunas problemáticas recurrentes que consideró claves para pensar el trabajo autogestionado en torno a la cuestión asociativa. Enumeró problemáticas que aparecerán en agenda como la ley de cooperativas de trabajo y el reconocimiento del trabajador autogestionado. 

Reconocimiento al trabajo autogestivo

“En el mundo hay un reconocimiento al trabajador asalariado y al trabajador independiente y pareciera que no hay un trabajador autogestivo. No puede ser que sea considerado monotributista. Pareciera que hay una discrepancia, una asincronía en la realidad. Está omitido el desarrollo que hoy tiene el trabajador autogestivo. Otro punto es el régimen previsional impositivo. Hay que estudiarlo y hacer nuevas propuestas. A partir de ahí se nos abre un abanico de otras cuestiones en las que hay muchas experiencias”, afirmó. 

Compre cooperativo

Mencionó el compre cooperativo por parte del Estado, que para él debería  ser una prioridad, pero también el fomento y la iniciativa en relación a las cooperativas para que sean efectoras y tengan una prioridad por parte del Estado. 

Financiamiento para consolidar el compre cooperativo en escala

“Por otro lado, el financiamiento para las cooperativas. Creo y soy de la idea de que hay que buscar formas alternativas al sistema financiero. Es complejo en ese sistema que un conjunto de empresas autogestivas puedan acceder al servicio financiero. Hubo y hay formas alternativas que tienen mucha fuerza”, y utilizó como ejemplo el Fondes, de Uruguay. Si el Estado genera política pública que integre el problema del financiamiento con el compre cooperativo, podría resolver problemas de escala. “Si no, en vez de ser una política que lo fortalece, lo pone en crisis. Esa política tiene que tener un carácter sistémico que pueda relacionar una cosa con la otra”, indicó. 

Cooperativismo de plataforma

También mencionó la necesidad de que el Estado colabore con la integración sectorial de redes productivas y la soberanía y regulación de economías de plataformas, campo en el que para Fajn es importante generar sociedades como emergentes alternativos al capitalismo de plataformas. “Actores cooperativos podrían asociarse con sindicatos y municipios para darle a la comunidad servicios de calidad y solidarios”, señaló. 

Debates necesarios

Franca Venturi, por su parte, habló de los recurrencias de interrogantes para pensar las políticas públicas para el trabajo autogestionado como la idea de contención como efecto de políticas neoliberales o de políticas públicas orientadas a la integración laboral productiva y económica de un nuevo sujeto laboral, social y económico. 

Propuso debatir también si se trata de políticas públicas “que focalizan sobre marginaciones sociales o se tratará de políticas públicas que focalizan en esta nueva forma de organización del trabajo que asiste a las nuevas mayorías: mujeres, jóvenes, trabajadores migrantes, los desarrapados de nuestra sociedad y las estadísticas del mundo del trabajo, como el IFE nos lo puso en la cara”. 

También indicó: “La Organización Internacional del Trabajo define a la informalidad como el conjunto de actividades laborales y económicas que no están alcanzadas por sistemas formales o que lo están de manera insuficiente. Yo agrego un factor más que explica mucho de lo que ha pasado en el sector y en las políticas públicas: la informalidad inducida por el mismo Estado cuando opone a las realidades sociales marcos jurídicos inadecuados donde la realidad debe entrar con forceps”. 

Por otra parte, reconoció la alianza del cooperativismo con los municipios que, para ella, “ ha definido que fueran actores fundamentales en términos de mantenimiento del tejido social en los últimos años. La Red de Municipios Cooperativos da cuenta de ese proceso de trabajo”. 

Por último, se refirió a la necesidad de crear una nueva figura para la pequeña asociación, porque “el cooperativismo no es un punto de partida, sino el punto de llegada” y propuso pensar en investigación más desarrollo (I+D): “Desafiémonos intelectualmente para discutir el 4.0 en textil, alimentación, reciclado, economía del cuidado”. 

Pandemia en la crisis

Rodolfo Pastore reconoció la iniciativa y enumeró preocupaciones. “No es una visión general compartida por muchos hacedores de política pública que no sean del campo específico. Muchos compañeros tienen una mirada social, política, económica, tecnológica nacional, popular y democrática que hacen aportes sustanciales. Es un llamado para todos y todas, para reflexionar en torno a eso. Tiene que abrir una escucha”, afirmó. “Los efectos del macrismo y de la pandemia sobre el mundo cooperativo y la economía social, solidaria y popular ha implicado lamentables cierres recientes de empresas recuperadas. Lo que no pudo el macrismo, la pandemia lo logró”, sostuvo.  

Por otro lado, se refirió a la sociedad digital. “Estaba, pero ahora está clarísimo que está. Eso tiene muchos efectos. Tenemos que tomarlo como parte de la agenda”, aseguró Pastore. “Nosotros veníamos trabajando con el desarrollo de mercados territoriales que tuvo que adaptarse en cuanto a protocolo y a la utilización y apropiabilidad de tecnologías digitales, en cuanto al destino y los usos”, ejemplificó. La plataforma Chasqui llega por diez tipos de entramados asociativos de comercialización y la UNQui está trabajando con el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación para que sea una herramienta útil para más organizaciones. 

Por último, se esperanzó con que el proceso de vacunación pueda abrir una etapa de políticas públicas activas de expansión de demanda. “Están definidas líneas estratégicas para la expansión del salario real, obras públicas, políticas redistributivas”, recordó. 

“El Estado es el que organiza, como ha sido siempre el peronismo, las fuerzas económicas”, aseguró.  

Políticas públicas en la provincia

Antes del debate, Gobbi, de Acción Cooperativa de la Provincia de Buenos Aires, agradeció a sus predecesores y propuso pensar el trabajo autogestivo por elección y por necesidad para potenciarlos. “El trabajo autogestionado no es el tipo de trabajo a través del cual se diseñó hace unas cuantas décadas la seguridad social de nuestra nación. Siempre estamos buscando el huequito por el cual ingresar”, indicó. 

En ese sentido, afirmó: “El sector autogestivo tiene que estar en todas las políticas amplias de producción y trabajo. No tenemos que ir a buscarlo ad hoc o con la política chiquita. Es un sector muy grande que cada vez va a ser más grande. Cada vez está más organizado. Necesitamos no estar en una Dirección, sino formar parte de las políticas transversales en todas las jurisdicciones de gobierno”.

“De todos los desafíos que mencionamos, el que más nos toca acompañar es el de la producción y el acompañamiento a la producción autogestiva. En esto de integrar a las cooperativas hace falta incluirlas al sistema productivo provincial, en nuestro caso, junto a talleres familiares, grandes trasnacionales, y abrir circuitos socioeconómicos”, propuso.  

Por último, trajo a colación el programa Cooperativas en Marcha y alentó a que se inscribieran.

Permitida su reproducción total y/o parcial, citando debidamente la fuente.

sa

Editor Ansol

Ver todos los posts

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud