El relevamiento sobre tareas de cuidado y trabajo durante el aislamiento elaborado por la Confederación Argentina de Mutualidades expresa otro paradigma laboral. 6 de cada 10 pudieron adaptarse al Home Office.

12 de noviembre de 2020, CABA (Ansol).- El Observatorio de la Secretaría de Equidad de Género de la Confederación Argentina de Mutualidades (CAM) publicó los resultados preliminares de un relevamiento sobre las tareas de cuidado realizado durante octubre para trabajadoras y trabajadores de entidades mutuales.

Del mismo participaron 384 trabajadores y trabajadoras de diferentes organizaciones (mutuales de base, federaciones y confederaciones) de todo el país, aunque el aporte principal lo dieron 5 provincias: CABA, Buenos Aires, Santa Fé, Córdoba y Neuquén; y en un rango etario mayoritario de entre 26 y 45 años.

El dilema del cuidado y el trabajo

Allí se expresa el grado de contención y acompañamiento para trabajadores y trabajadoras, cuyas actividades no se detuvieron, al ser consideradas esenciales: inicialmente se destaca que más del 60% pudo reconvertirse a la modalidad home Office, pero además se revela que 8 de cada 10 se sintieron “contenidos emocionalmente” y recibieron ayuda de sus compañeros/as.

Además, el informe detalla que el 60% sintió su jornada laboral respetada, y que prácticamente la totalidad de licencias solicitadas, fueron otorgadas. “Este dato expresa que la mutualidad argentina que provee muchos de los servicios considerados esenciales, ha podido sostener su actividad”, subrayó la Coordinadora de la Comisión de Equidad de Género de CAM, Nora Landart.

Los cuidados y las familias

Además, del total de las personas encuestadas, aproximadamente 1 de cada 2 reconoce personas a su cargo: en el 75% de los casos se trata de hijos/as, y un 26,54% de padre o madre (adultos mayores). En el caso de los hijos, 8 de cada 10 son menores a 11 años.

Sobre los resultados del estudio, la Secretaria de Género de CAM, Blanca Suárez, afirmó en diálogo con ANSOL: “Quisimos reactivar el Observatorio que tenemos en CAM. En su momento, relevamos la participación de mujeres en las organizaciones y los consejos directivos, y sentíamos que los cuidados eran un tema que el mutualismo en su conjunto no había tomado. Es importante remarcar que de las organizaciones participantes, la mayoría están vinculadas a servicios de salud, farmacia y ayuda económica”.

Por otro lado, se revela en la articulación del trabajo y el cuidado, que más de la mitad de las personas delegan el cuidado dentro del grupo familiar, tanto el primario como el secundario, y que 1 de cada 4 contrata servicios a tal fin.

Landart ponderó las diferentes configuraciones familiares que se constataron en el estudio: “No es poco decir que el 17% de los encuestados se reconoce como parte de familias no tradicionales, esto puede revelar una tendencia creciente. La familia tipo ya no es la normalidad”.

Una política de cuidados de abordaje integral

Eso es lo que reclama Suárez de CAM: “Los datos registrados nos permiten tener una muestra para ver como actúan las organizaciones de base y nos permite pensar en la necesidad de políticas integrales de cuidado”. Algunas de las recomendaciones con las que concluye el estudio son:

  • Revisar los tiempos de cuidado legalmente reconocidos y adecuarlos a necesidades particulares (licencias), reforzando licencias de paternidad más amplias
  • Analizar transferencias de dinero para cuidados específicos
  • Favorecer el acceso a insumos tecnológicos
  • Generar en el trabajo espacios para la lactancia y alimentación

Permitida su reproducción total y/o parcial, citando debidamente la fuente. 

rf

Editor Ansol

Ver todos los posts

Agencia de Noticias Solidarias

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud