Los y las 12 trabajadores de Piazza, en Plaza Lorea, se mantienen en el local ofreciendo su servicio y respetando el protocolo. Ya tienen conformada la cooperativa de trabajo para continuar con la gestión tras el abandono patronal.

8 de septiembre de 2020, CABA (Ansol).- “El tipo no se quiere hacer cargo. Bajo el conflicto que tiene y las deudas con nosotros, con servicios, por un millón de pesos, con el alquiler y con AFIP, parece que prefirió irse”, contó Analía, presidenta de la flamante cooperativa La Nova Piazza.

Ante el abandono patronal, los y las 12 empleados de Walter Hugo Fogel decidieron autogestionar el local frente a Plaza Lorea, a 200 metros del Congreso.

“Exempleados”, corrigió Analía en diálogo con ANSOL.

Precariedad laboral

Fogel los había registrado, pero nunca había pagado las cargas patronales. Él es el dueño real, explicó Analía, pero aparece en la firma como apoderado.

Cada cuatro años renovaba la sociedad que gestionaba el café porteño. La última vez, decidió limpiar la antigüedad de cocineros, bacheros y meseros.

De hecho, la informalidad llevó a que ni siquiera pudieran cobrar medio salario por medio de la Asistencia al Trabajo y la Producción.

La sobreexplotación llegaba a que cobraran por día, si es que cobraban. Los últimos siete aguinaldos no los cobraron. Las vacaciones, tampoco. Y los sueldos rondaban los 17 mil pesos.

“Después de tanta cantidad de años decidimos agachar la cabeza y seguir poniendo el lomo. Tenemos compañeros que tienen cinco pibes y llegaban a sus casas angustiados, llorando. A veces no llegaban a pagar el alquiler”, contó Analía.

“Cuando se cerró el local por el Aislamiento Social, recibimos 300 pesos junto con una cargada: ‘Adminístrenlos, que se vienen tiempos difíciles'”, recordó.

Acompañados por la Dirección de Empresas Recuperadas, ya están trabajando por su propia cuenta cumpliendo con los protocolos de prevención contra el Covid19 y, conformada la cooperativa, están en diálogo con la inmobilizaria para firmar un nuevo contrato de alquiler.

Acompañamiento cooperativo

Ayer fueron trabajadores de La Salamandra, de la 19 de Diciembre, de La Robla, para contarles sus experiencias y los animaron a emprender el camino de la autogestión. “Nos sentimos contenidos. Sin ellos, no sé si hubiéramos dado el paso. Nos animamos porque tuvimos compañeras y compañeros apoyándonos y diciéndonos que es posible”, festejó.

Mientras tanto, deben dormir en el local, con todos los cuidados pertinentes, para evitar cualquier intento de vaciamiento de los que los empresarios suelen realizar cuando los trabajadores eligen la continuidad laboral por medio de una cooperativa de trabajo.

Permitida su reproducción total y/o parcial, citando debidamente la fuente. 

sa

Editor Ansol

Ver todos los posts

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!