Lo afirmó Juan Ardura, referente de la economía popular en la Ciudad de Buenos Aires. En el marco de la jornada nacional virtual por San Cayetano, la UTEP visibilizará sus trabajos. Reconocimiento laboral, políticas para el desarrollo del sector y soluciones habitacionales, las principales demandas.

6 de agosto de 2020, CABA (Ansol).- “La ciudad tiene una deuda muy grande hacia los trabajadores y las trabajadoras de la economía popular”, afirmó Juan Vikingo Ardura, referente de la UTEP Caba.

Ante la imposibilidad de movilizarse masivamente como hicieron los últimos cuatro años cada 7 de agosto, esta vez harán una gran jornada nacional virtual por el patrono del trabajo.

Visibilizarán el trabajo de las distintas unidades productivas de cada rama de la economía popular desde una carpa en las inmediaciones de la iglesia de San Cayetano, que se conectará a través de Zoom con experiencias de unidades productivas de la economía popular de los distintos puntos del país, de las distintas organizaciones que integran la UTEP y con el sentido de poder visibilizar en otra jornada histórica la potencia y el trabajo de la economía popular.

“La pandemia remarcó la importancia de la ecoomía popular. El trabajo comunitario que venimos haciendo las organizaciones populares en abastecimiento en alimentos, seguridad, higiene y los servicios de cuidados fue fundamental. En la Ciudad de Buenos Aires, se profundizan muchas de esas discusiones”, declaró Ardura a ANSOL.

Ardura explicó que la economía popular ha tenido la capacidad para generar trabajo articulándose con los distintos gobiernos, pero diferenció: “Una ciudad con el presupuesto como el que tiene Buenos Aires no puede tener semejante carencia en partidas para este sector. Hay una falta de reconocimiento, pero también persecución hacia el trabajo, como en el caso de los vendedores y las vendedoras del espacio público”, comenzó a enumerar el referente del Movimiento Evita en la Ciudad.

Denunció también una falta de reconocimiento de las trabajadoras que atienden en los merenderos: “En la ciudad de Buenos Aires hay màs de 500 comedores y merenderos no que el gobierno desconoce”.

“Dentro de los reconocidos, ningún caso reconoce a la compañera que trabaja día a día en esos espacios como un trabajo que debe ser reconocido por el Estado”, agregó.

Tierra, Techo y Trabajo

La pandemia y las normativas para enfrentarla mostraron que ese trabajo es esencial. “Las problemáticas habitacionales vinculadas con los procesos de urbanización de los barrios populares muestran otra deuda enorme. Falta voluntad para abordar los proyectos de ley de Emergencia Social y Alimentaria en la Ciudad. Evidentemente, esta pandemia inventó algunos problemas, pero profundizó otros que hace mucho tiempo existen”, explicó el militante popular.

El paradigma del trabajo

Asì, Juan Ardura argumentó que es necesario poner el foco en el trabajo. “Se dio una discusión muy importante sobre cómo se aborda la crisis económica y social en una ciudad en la que los índices de pobreza e indigencia crecen día a día. Para salir de la crisis tenemos que salir del paradigma del subsidio y fortalecer las experiencias productivas y el trabajo de la economía popular y de distintos sectores de la economía”, argumentó.

“El día de mañana va a ser muy importante por el rol central que está teniendo la economía popular y la organización comunitaria como primera línea de batalla en la crisis que se está viviendo en los barrios populares. El contexto abarca también a un gobierno nacional que avanza en interpretar las reivindicaciones y leyes históricas del movimiento popular. Son realidades que, en la Ciudad de Buenos Aires, tienen que ser abordadas a partir de un paquete de políticas públicas “, concluyó Ardura.

Permitida su reproducción total y/o parcial, citando debidamente la fuente. 

sa

Editor Ansol

Ver todos los posts

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!