Lo afirmó Ariel Fernández, Presidente de CATEL (Cámara de Telecomunicaciones) en relación al nuevo plan integral del ENACOM que inyectará 3800 millones de pesos para conectar barrios populares, escuelas, hospitales, pueblos de menos de 5 mil habitantes y rutas nacionales.

15 de julio de 2020, CABA (Ansol).- No fueron pocas las medidas tomadas durante la última década y media en la Argentina para superar la brecha digital y la falta de conectividad de muchos territorios: la creación de Arsat, el Plan Argentina Digital, el programa Conectar Igualdad, se cuentan entre otros. Sin embargo, según un relevamiento de Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) y Cámara Argentina de Internet (Cabase), se conoce que la cifra de hogares con acceso a Internet que es del 63%. De hecho, esa cifra se reduce a 47 si se miden solo los hogares de bajos recursos, y ofrece brechas potentes a nivel inter-provincial: mientras en CABA el índice arroja 106,2, es decir una sobre-conexión; en Jujuy alcanza 23,1 por ciento; en Formosa un 21,4, y en Santiago del Estero 40,7.

Con este marco, el Enacom lanzó una batería de programas que implican una inversión total de 3800 millones de pesos. Tal como explicó su Vice-presidente, Gustavo López, se dividirán en: mil millones de pesos para barrios populares registrados en el Renabap del Decreto 789/2019, 2 mil millones para instituciones públicas educativas, de salud y seguridad (escuelas y hospitales y comisarías, entre otros), 300 millones para zonas adversas desde lo geográfico (pueblos de menos de 5.000 habitantes, etc) y 500 millones a conectividad de los corredores viales del país.

Hay que esperar la reglamentación más específica para ver cuánto habrá de conectividad rápida con dispositivos que intensifiquen señal de WI-FI, y cuánto de obras para cablear con tecnología de fibra óptica

Alberto Calvo. Colsecor

Alberto Calvo, responsable de Relaciones Institucionales de Colsecor (Cooperativa de provisión y comercialización de servicios comunitarios de Radiodifusión Ltda.) dialogó con ANSOL sobre este nuevo lanzamiento, y expresó: “Nos hemos manifestado con un apoyo inicial saludando la iniciativa. Ahora hay que esperar la reglamentación más específica para ver cuánto habrá de conectividad rápida con dispositivos que intensifiquen señal de WI-FI, y cuánto de obras para cablear con tecnología de fibra óptica. En nuestro caso, que estamos en provincias, 270 comunidades, y trabajamos en pueblos de menos de 5 mil habitantes, y de más de 100 mil, tenemos condiciones para absorber ambas formas de trabajo”.       

los 4.416 barrios, villas y asentamientos inscriptos en el Renabap van a recibir subsidios para poder llevar infraestructura de conectividad a través de cooperativas, organizaciones sociales y Pymes.

Pablo Urquiza. Enacom

Desde el lado del Gobierno, Pablo Urquiza, Director Nacional de Fomento y Desarrollo de ENACOM, nos dijo en relación a esta nueva política pública: “Queremos destacar las resoluciones del Directorio del pasado 30/6. Ahora, los 4.416 barrios, villas y asentamientos inscriptos en el Renabap van a recibir subsidios para poder llevar infraestructura de conectividad a través de cooperativas, organizaciones sociales y Pymes. Además, lograr que los gobiernos municipales y locales puedan acceder a los recursos del Fondo de Servicio Universal, y así garantizar el derecho al acceso en escuelas, hospitales, independiente a su condición económica. Y finalmente, llevar el servicio a las localidades y comunidades de zonas desfavorables y así garantizar los derechos de las personas que allí viven por el esfuerzo de un Estado presente, que quiere empezar por los que menos tienen”. 

Es muy difícil pensar a la Argentina profunda conectada, sin tener de socias a las cooperativas

Ariel Fernández. Catel

Colsecor, junto a Federación de Cooperativas de Electricidad de Buenos Aires (Fedecoba) y Catel (Cámara Argentina de Telecomunicaciones) habían presentado un proyecto inicial para trabajar en estas cuestiones, previo al lanzamiento de esta iniciativa de Enacom. Ariel Fernández, Presidente de CATEL, expresó a ANSOL: “Las cooperativas de servicios han llegado donde el privado no quería invertir. Tienen la sensibilidad de estar presentes en el territorio donde viven los propios usuarios, que son asociados, y por tanto, dueños de nuestras empresas. Por eso es muy difícil pensar a la Argentina profunda conectada, sin tener de socias a las cooperativas”. Además, sobre la actualidad de las cooperativas del rubro de las telecomunicaciones, analizó: “Las cooperativas de telecomunicaciones somos servicio esencial y hemos seguido trabajando, en ese sentido, estamos bien, pero esto ha impedido que podamos acceder a prestaciones y programas dirigidos a nuestro sector en este contexto de pandemia. Asistimos a 2 fenómenos: el crecimiento del uso de lo que ofrecemos y la mayor demanda (TV por cable, telefonía, aumento del servicio de la banda ancha), pero también una mayor morosidad y cifras récord de porcentajes de usuarios que no pueden pagar la factura del servicio”. Finalmente, sobre el rol de CATEL y las prestatarias cooperativas de telecomunicaciones ante la iniciativa de ENACOM, Fernández manifiesta: “Es importante que la banda ancha de la conexión responda, y que la tecnología sea adecuada para la conectividad, eso hay que estudiarlo en los Barrios Populares. Hay algunos donde no hay ninguna conexión, y otros donde hay que cambiar el viejo cable de cobre por la fibra óptica. La clave del éxito es masificar”.

Permitida su reproducción total y/o parcialmente, citando debidamente la fuente. 

rf

Editor Ansol

Ver todos los posts

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!