Con la participación de gobiernos municipales y de Nación hacen postas comunitarias de promoción de la salud y de géneros.

12 de mayo de 2020, CABA (Ansol).- La Dirección de Cuidados Integrales, junto a organizaciones de la UTEP, la Iglesia el Ministerio de Salud y el de Mujeres, Géneros y Diversidad, y la Dirección de la Mujer del Gobierno de la Ciudad realizaron postas comunitarias en los barrios populares para promover la prevención sanitaria y frente a las violencias de géneros.

El esquema se repite también en municipios de la Provincia de Buenos Aires y hoy sumó la participación de Acceso a la Justicia en el barrio Curita, de San Martín.

“Reforzamos la idea del aislamiento comunitario. En un principio, buscábamos prevenir que el virus entrara a los barrios. En la actualidad, las postas constituyen una referencia para organizar a las promotoras y promotores comunitarios, referentes del barrio sobre los que se asientan las políticas públicas y que tienen el rol de relevar a las personas en riesgo para distribuir elementos de higiene y limipeza, alimentos y hacer una campaña de vacunación”, contó a ANSOL Carolina Brandariz, directora de Cuidados Integrales, del Ministerio de Desarrollo Social.

Como parte del programa El barrio cuida al barrio, enhebran su intervención con el Ministerio de Salud de la Nación, que hace los testeos a personas en contacto estrecho con infectados y que presentan síntomas. “El aislamiento en los barrios populares, donde hay vulneración de derechos como hacinamiento, no es lo mismo que en otros barrios”, reiteró Brandariz.

El gobierno de la Ciudad está estipulando hoteles para el aislamiento de las personas que dan positivo en el test. Puedan aislarse de modo tal de no volver a sus hogares y que esto genere mayores niveles de contagio en el barrio popular.

“De la misma manera en que se está pensando en los penales, es muy importante prestar especial atención a los barrios populares, porque son espacios de mucho riesgo. Es importante aunar esfuerzos para tratar de que los casos estrechos que presentan síntomas sean aislados. Los casos crecieron exponencialmente y tiene que ver con las condiciones en las que vive la gente. En la Villa 31 no hay agua potable. Eso es una responsabilidad del Gobierno de la Ciudad”, resaltó la directora de Cuidados Integrales ante ANSOL.

Lavarse las manos se vuelve imposible cuando no hay agua, por lo que la política de los movimientos populares se reforzó con presencia en los territorios. Brandariz contó a ANSOL que el plan es comprender las condiciones habitacionales y poner en valor los saberes de los referentes de los comedores y merenderos, entre otras personas.

Contra la violencia de género

Se estima que los delitos de violencia de género aumentaron un 40 por ciento. Es el único delito que registró aumentos durante el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio.

“Las promotoras comunitarias se forman especialmente sobre situaciones de violencia de género porque tenemos emergentes de situaciones que llegan a los puestos comunitarios producto de esta situación”, explicó Brandariz.

Como se rompe la rutina laboral, se comparte más tiempo en la casa entre víctima y victimario. “Eso, sin lugar a dudas, extrema la violencia”, sentenció la directora de Cuidados Integrales.

También, adelantó, están buscando el reconocimiento remunerativo para las promotoras de géneros.

Permitida su reproducción total y/o parcial, citando debidamente la fuente. 

sa

Editor Ansol

Ver todos los posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!