*César Malato

Lxs que profesamos y promovemos ideas solidarias, organización colectiva, etc, sobre todo aquellxs que cumplimos algún rol dirigencial (que significa eso, ni más ni menos: la responsabilidad de dirigir, de mostrar el camino, al menos del colectivo que tenemos a cargo), necesitamos “cambiar los lentes”, ponernos los de “ver lejos”, tratar de asumir o ser parte de tareas estratégicas que nos hagan superar nuestra estrategia “ombliguista”, es decir, solo hacer y mirar desde nuestra organización y posición particular, específica, y tratar de de verun poco más lejos.

Este esfuerzo implica pensarnos en algo más grande , asumir una realidad que somos – por ejemplo, Mutuales y Cooperativas, según el último Relevamiento de Datos (INAES 2019) más de 20 millones de habitantes que formamos parte de una Mutual o una Cooperativa- ya somos parte, pero tal vez no nos enteramos.

Ese potencial, en mi opinión, y obviamente estoy convidando al debate constructivo, nos obliga, nos da la responsabilidad de tratar de articular con otros esfuerzos, otras organizaciones de la característica de la nuestra – ¡y de las que son distintas también!- en el sentido que, como dijo un Compañero y repetimos ya desde algunos años: “No sirve ser solidario en solitario”.

Esta verdad del montón, a pesar de ser justamente eso: del montón, es muy difícil de hacerla reflexión, y de actuar o al menos tratar de actuar en consecuencia.

Podemos poner cantidad de ejemplos. Seguro cada unx de lxs que estamos leyendo esto, tenemos alguno, pero voy a dar uno que grafica lo que quiero formular: decenas de organizaciones que comercializamos alimentos de origen cooperativo, en medio de la emergencia sanitaria producida por la pandemia del COVID19, tratando de vender un kilo más de arroz, un paquete más de polenta, todxs por nuestro lado.

¡¡Prácticamente todos los productos iguales!! Hasta las mismas marcas! Multiplicando y sobreponiendo esfuerzos y recursos de logística, comprando más caro en escala pequeña, no pudiéndo proveer a compradores mayores por falta de escala, imposibilitados de acceder a fuentes de financiamiento más baratas, menos usureras, etc; “pisándonos los callos” todo el tiempo entre nosotros ( grupos, entidades, o “colectivos solidarios”), justamente, en solitario. Siempre solos. Cada uno por su lado. Otra vez: “mirándonos el ombligo”. Cada unx haciéndo la nuestra.

Si fuéramos capaces de salir por arriba de estas crisis, de la cuál seguramente un aporte estratégico y sin igual sea #QuedarseEnCasa, tal vez podríamos pensarnos en conjunto, articuladxs, estratégicos, y con un profundo sentido social, solidario y (más) colectivo. O al menos intentarlo.

* Presidente Fedesam (Federación de Cooperativas Entidades Solidaria para la Ayuda Mutua). Miembro de CAM (Confederación Argentina de Mutualidades), Cooperar (Confederación Argentina de Cooperativas de Argentina), y Colacot (Confederación Latinoamericana de Mutuales y Cooperativas de Trabajadores).

Editor Ansol

Ver todos los posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!