Al problema por la tenencia del edificio, que trae clausuras permanentes, se suma la crisis económica tras tarifazos y caída del consumo, potenciada por el aislamiento social.

20 de marzo de 2020, CABA (Ansol).- “El Bauen está pasando por un momento crítico que tiene que ver con varias razones. La política económica del macrismo de reducción del consumo interno, de suba brutal de tarifas limpió a la economía de conjunto. A eso nosotros le sumamos problemáticas particulares como las permanentes clausuras por no haber resuelto de manera definitiva el conflicto por la tenencia del edificio”, explicó Federico Tonarelli, vicepresidente de la cooperativa que gestiona el hotel recuperado.

Pese a que la cooperativa Bauen es absolutamente legal como empresa cooperativa, el problema de la tenencia del edificio para poder gestionarlo.

Desde finales del 2019 pesa una orden de desalojo. Aunque el Congreso había votado la expropiación del hotel para dejarlo sujeto a utilidad pública para que la cooperativa pudiera gestionarlo, Mauricio Macri vetó la ley y dejó a la empresa bajo la mira judicial.

Esos problemas derivan en falta de habilitaciones y comprobantes de la tenencia del edificio, por lo que llegan clausuras de todo tipo que a la cooperativa se le vuelve imposible levantar. No solo a la que gesitona el Bauen, sino a otras que funcionan en el mismo espacio cooperativo, como la de teatro, que no puede realizar funciones.

En el edificio de Callao 360, CABA, funciona El Descubridor, que da clases y quisiera dar funciones, pero también La Garganta Poderosa, las revistas Cítrica y La Garganta Poderosa, así como el Almacén Popular La Dignidad.

Aun cumpliendo con toda la reglamentación de seguridad e higiene, matafuegos, bromatología, el funcionamiento se ve continuamente obturado.

Debido a la orden de desalojo, la cantidad de huéspedes decrece, los proveedores del hotel y del bar no dejan mercadería para evitar problemas.

“Este año se produce una crisis económica producto del coronavirus. El principal problema nuestro era el jurídico-político, pero nos había dado trabajo durante 17 años que se cumplen este sábado. Ahora se invierte la cuestión y el principal problema pasa a ser el económico”, explicó Tonarelli a ANSOL

La reglamentación de no recibir más huéspedes, salvo los extranjeros que ya estuvieran en Argentina, nos trae más problemas de hotelería. El bar restaurant tampoco está trabajando como de costumbre porque se acerca poca gente por el temor del virus. La escuela de teatro tampoco funciona desde que se dictó el aislamiento social.

“Entonces, el hotel está en un parate generalizado de todas las funciones y servicios que brinda”, lamentó el vicepresidente de la emblemática empresa recuperada a la Agencia de Noticias de la Economía Social, Solidaria y Popular.

Permitida su reproducción total y/o parcial, citando debidamente la fuente.

sa

Editor Ansol

Ver todos los posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud

Agencia de Noticias Solidarias

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!