8 de marzo de 2020, CABA (Ansol).- Tras el encuentro de trabajadoras de empresas recuperadas que se realizó el sábado 29 en Mielcitas, rescataron los trabajos necesarios alrededor de la fábrica para poder emprender semejante tarea y plantearon un objetivo: estar al lado de cualquier trabajador o trabajadora que lo necesite.

“Es difícil ser mujer, pero no es imposible recuperar una empresa”, contó Silvia, de la flamante cooperativa Mielcitas a ANSOL.
El último sábado se encontraron en esa empresa mujeres de diferentes experiencias de recuperadas junto con mujeres que acompañaron esos procesos de muy diversas maneras como el cuidado en la casa, la preparación de comida para quienes estaban peleando por su fuente laboral, el acompañamiento técnico, entre otras.

“Nos encontramos para pensar cómo seguir la lucha y aconsejar a otras compañeras para que no bajen los brazos. Hay mujeres que no están trabajando en la fábrica, pero que fueron fundamentales para la recuperación”, explicó Silvia. “Te vas con el malhumor, con toda la mierda encima. Tener una compañera que te banque esa situación es valorable, ejemplificó. En Mielcitas son 66 mujeres, más del 50 por ciento de la planta. Silvia ya había vivido esa situación con sus padres: cuando él se quedaba sin empleo, ella salía a trabajar por hora en domicilios.

Karina, de Farmacoop, contó que el encuentro sirvió también para “cuestionar el sistema patronal y capitalista”.

“A través del método de lucha ocupar, resistir, producir, recuperamos nuestra dignidad y mostramos que la cooperación vence a la competencia”, declaró a ANSOL tras el encuentro.
Por último, aseguŕo que su objetivo es seguir organizándose para estar al lado de cualquier trabajador o trabajadora que lo necesite.

Permitida su reproducción total y/o parcial, citando debidamente la fuente.

Editor Ansol

Ver todos los posts

Deja un comentario

¿Escuchaste el
Micro Radial
de Ansol?

Disponible en:

  • Spotify Podcasts
  • SoundCloud

¡SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN!